Donald Trump, expresidente de Estados Unidos, ha amenazado con volver a competir en las elecciones de 2024 para regresar a la Casa Blanca. Los resultados de la jornada electoral realizada en noviembre pasado -que dieron la victoria al demócrata Joe Biden- y especialistas en política estadounidense indican que esas posibilidades son muy altas, aunque las condiciones de salud de Trump podrían ser un gran impedimento.

Sin embargo, su exmédico, Ronny Jackson, quien fuera director de la Unidad Médica de la Casa Blanca, considera que si el multimillonario tuviera una dieta más saludable podría vivir hasta 200 años.

Tiene una genética excelente, según su exmédico

En octubre, cuando se informó que Donald Trump había dado positivo a Covid-19, varios médicos entrevistados por medios estadounidenses plantearon la posibilidad de que desarrollara una enfermedad grave debido a que contaba con varios factores en su contra:

  • Su avanzada edad: 74 años
  • Su obesidad, que implica un estado de disminución crónica en la inmunidad
  • Sus altos niveles de colesterol

Por fortuna, Trump pudo librarse de la enfermedad -aunque estuvo cerca de usar un ventilador, según The New York Times-, lo que podría deberse a la excelente genética que tiene, según palabras de Ronny Jackson, ex director de la Unidad Médica de la Casa Blanca.

En declaraciones hechas el 16 de enero de 2018, Jackson sostuvo que la genética de Donald Trump es tan buena que, si cuidara su alimentación, no tendría la salud y los niveles cardíacos que tiene. Aún más, el médico afirmó:

“Algunas personas tienen excelentes genes. Le dije al presidente que si él hubiera tenido una dieta más saludable durante los últimos 20 años, podría llegar a vivir hasta los 200 años de edad, quiero decir, él tiene genes increíbles, yo sólo asumo, pero quiero decir que si no estuviera pendiente de lo que como, no tendría la salud y los niveles cardiacos que él tiene.”

Ronny Jackson, ex director de la Unidad Médica de la Casa Blanca

Exmédico de Donald Trump, envuelto en escándalo por irregularidades

Ahora, Ronny Jackson, quien trabajó con los presidentes George W. Bush, Barack Obama y por supuesto Trump, es congresista republicano por Texas y está envuelto en el escándalo. Un informe del inspector general del Departamento de Defensa de los Estados Unidos reveló irregularidades atribuidas a Jackson, especialmente durante el periodo en el que viajaba con los presidentes.

El reporte cita incidentes del médico cuando viajó con Obama, al haber consumido alcohol y estimulantes, además de comportamiento no apropiado con sus subalternos. Ante ello, el exmédico de la Casa Blanca emitió un comunicado en el que afirma ser víctima de una persecución por los demócratas, debido a que se volvió trumpista.

Fotografía: @trumpgolftally