Manifestantes de las protestas por el Día Internacional de la Mujer denunciaron la presencia de hombres armados en el techo de Palacio Nacional, en la Ciudad de México (CDMX).

Este 8 de marzo, las manifestantes que se encuentran en la zona aledaña de Palacio Nacional, donde acaban de derribar vallas que se pusieron para “protegerlo”, denunciaron la presencia de personas armadas en el techo del recinto presidencial.

Mujeres gritan “que se bajen” los hombres de Palacio Nacional

En un video difundido en Twitter, se muestra como las manifestantes exigen con gritos “Que se bajen”, tras darse cuenta de la presencia de los hombres armados en Palacio Nacional. Desde diferentes ángulos las manifestantes notaron la presencia de los hombres y comenzaron a gritarles.

Aseguran que los hombres portan armas para derribar drones

De acuerdo con usuarios de redes sociales, las armas que tienen los hombres en Palacio Nacional se trata de fusiles para derribar drones. El arma puede alcanzar de entre 800 a mil 200 metros de distancia y permite al disparar mover, aterrizar o expulsar a un dron fuera de un espacio aéreo protegido.

Sin embargo, las manifestantes de la marcha por el Día Internacional de la Mujer también denunciaron que los hombres estaban apuntados hacia ellas. En las fotografías se observan a hombres con armas apuntando hacia el cielo y hacia las protestantes. Otros sujetos portan  teléfonos celulares.

Hasta el momento, las autoridades capitalinas no han informado de la presencia de los hombres armados en Palacio Nacional.

Llega la policía militar a Palacio Nacional, mientras mujeres intentan retirar vallas

Cerca de las 16:30 horas, elementos de la Policía Militar arribaron a Palacio Nacional, mientras las manifestantes protestaban y lograron derribar vallas que fueron colocadas alrededor del recinto presidencial como una medida de protección.

Sin embargo, las mujeres que intentaban retirar las vallas fueron dispersadas por hombres policías, quienes usaron escudos antimotines para generar una barrera, impedir el paso y dispersar a las manifestantes del 8M.