El diario estadounidense, The New York Times informó que el FBI determinó que un miembro del grupo de ultraderecha que es conocido como “Proud Boys”, mantuvo contacto con una persona vinculada al gobierno de Donald Trump, durante los días previos al asalto Capitolio del pasado 6 de enero.

El reporte del The New York Times que cita fuentes policiales, indica que las autoridades usaron registros telefónicos para localizar una llamada entre el miembro de la organización extremista y alguien cercano a Trump.

Si bien la información no indica nombres de los presuntos funcionarios o miembros del grupo conservador, el líder de éste, Enrique Tarrio confirmó al periódico que telefoneó a Roger Stone, un estrecho colaborador de Trump.

De acuerdo con lo indicado por Tarrio, el contacto con Stone se dio mientras estaba en una protesta ante la residencia del senador republicano Marco Rubio, días antes de que se diera el asalto a la sede del Legislativo. Sin embargo, se señala la investigación del FBI estaría centrada en una llamada diferente.

Lo anterior debido a que Enrique Tarrio fue detenido el 4 de enero pasado tras destruir una pancarta de Black Lives Matter que fue colocada en una histórica iglesia afroamericana, por lo que no participó en los hechos del Capitolio.

FBI detuvo a un funcionario de la Administración Trump por asalto al Capitolio

No obstante, se debe tomar en cuenta que más de una decena de miembros de los Proud Boys han sido imputados por asalto del 6 de enero y se cree que el grupo fue de los principales impulsores de las protestas que rechazaban la certificación de la victoria electoral de Joe Biden, por lo que se considera que participantes de los hechos tuvieron contacto con funcionarios.

Esta semana misma semana el FBI detuvo a un funcionario de la Administración Trump por el ataque al Capitolio, con lo cual se dio la primera detención de una persona directamente vinculada al anterior Gobierno que es arrestada por los disturbios por los cuales murieron 5 personas.

Se trata de Federico Klein, un hombre de 42 años que durante el Gobierno de Trump trabajó en el Departamento de Estado como nombramiento político, aunque por ahora se desconoce los delitos que se le imputan.

Fotografías: Guardia Nacional de Virginia