Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

“Más que una bomba, lo que hicimos fue dar a la opinión pública una información que me llega y era de interés público y lo comuniqué. No hice ninguna expresión más en ningún sentido, sólo que se diera a conocer esto, porque habían engañado y echado mentiras a la población de Nuevo León.

“(…) No hay pelea (con Clara Luz), la información no era para pelear, era para poner a disposición de la opinión una información, es un deber cívico que tenemos de comunicar”, dijo Adrián de la Garza, candidato priista a la gubernatura de Nuevo León, en entrevista con Azucena Uresti para Grupo Fórmula, se lee hoy en el portal de Milenio.

Y en el portal de El Norte/Reforma: “Ella tiene una responsabilidad de la opinión pública. La opinión pública que juzgue”.

Si Adrián de la Garza está tan interesado en denunciar la entrevista de Clara Luz Flores con Keith Raniere, por los delitos cometidos por este último, ¿por qué no denunció al representante en México Emiliano Salinas y a la “sacerdotisa” Rosa Laura Junco de la Vega?

Expresó Adrián de la Garza al presentar el video: “El día de ayer recibí de una mujer valiente que me ha pedido guardar su anonimato un archivo videográfico que pone en evidencia la relación de la candidata de Morena, Clara Luz Flores, con Keith Raniere, líder de la secta NXIVM, quien hoy cumple una condena de 120 años de prisión por los delitos de explotación sexual, explotación sexual infantil, posesión de pornografía infantil, trata de mujeres con fines de tráfico sexual, conspiración y fraude, entre otros delitos bajo el amparo de un culto que él creó.

“Tendrán acceso las autoridades que crean que se pueda utilizar. Sabemos y entendemos que hay todo un proceso donde ya ha sido sentenciado a más de 120 años esta persona por delitos atroces que cometió. Obviamente que participaba activamente la candidata de Morena y que lo estamos poniendo a disposición para que las autoridades determinen el tipo de delito”.

Adrián de la Garza se puso de pechito. Ahora puede ser interrogado, por las autoridades que él convoca, para saber qué sabe de las actividades delictivas de la secta de Raniere en México. Si tiene evidencia de que Clara Luz cometió actos delictivos.

Una investigación de Roberta Garza asegura que Emiliano Salinas: “…juega un papel bastante importante. No tiene que ver directamente con el grupo de esclavas sexuales, sus labores en México eran otras, básicamente administrativas: manejar el buen funcionamiento de los cursos que se ofrecían, abrir las escuelas, centros donde se impartían las clases, todo eso es legal. El problema es que Emiliano se involucra en el mecanismo de represión y de extorsión que tenía Raniere a través de una de sus principales lugartenientes, Kristin Keeffe”.

Rosa Laura Junco de la Vega sí tuvo una participación activa con Raniere. Milenio publicó: “Según información revelada por la prensa internacional, durante el juicio en Nueva York, se estableció que Rosa Laura ofreció a su hija como ofrenda para la secta y para Raniere en agosto del 2015”.

“‘Estoy cien por ciento segura que tú eres lo que quiero para mi hija (y obviamente para mí)’, decía el mensaje de correo electrónico dirigido a Raniere, que fue puesto como evidencia por el agente del FBI, Michael Weniger, y que testificó que la hija de la regiomontana era menor de edad al momento del intercambio de mensajes”.

¿Hasta dónde llega el “deber cívico” de Adrián de la Garza? ¿Denunciará, como lo hizo con Clara Luz, a Emiliano Salinas y a Rosa Laura Junco de la Vega? ¿Contra Clara Luz sí, pero no contra los dueños de El Norte/Reforma ni contra Carlos Salinas de Gortari? Ya que convocó a las autoridades, que las autoridades indaguen.