Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

A los informes del Departamento de Estado del Gobierno de los Estados Unidos se les da una importancia que no tienen: se realizan cienmiles durante el año porque el trabajo de sus embajadas y de sus consulados es proporcionar información de lo que sucede en el mundo. Regularmente los cuerpos consulares adquieren sus datos en notas periodísticas, no hay investigación: no son la CIA.

Tiene razón la directora de Notimex, Sanjuana Martínez: el informe es un refrito. Tiene razón el presidente Andrés Manuel López Obrador: Sanjuana es una excelente periodista de investigación. ¿Cuál ha sido su pecado? Confrontar a la mafia del poder sindical de Notimex, la agencia de noticias del Estado Mexicano. A Sanjuana se le vilipendia desde la derecha, sus medios y sus voceros, por el combate a la corrupción.

Revivir el lodo queriendo hacer polvareda, es inútil. La credibilidad es lo que se juega entre los periodistas. Creo que usar a Carmen Aristegui para golpear a Notimex fue el resultado de la animadversión mutua entre Carmen y Sanjuana. Como relámpago verde de loro (gracias López Velarde), Aristegui repitió, sin fundamento, las (des)consideraciones de Artículo 19, relacionado con la derecha jalisciense y The New York Times.

“Esa asociación que se llama artículo 19 está financiada por empresas extranjeras, nosotros no nos metemos a opinar sobre violaciones de derechos humanos en Estados Unidos, no podemos opinar, entonces por qué el gobierno de Estados Unidos opina sobre cuestiones que sólo competen a los mexicanos, por qué se lanzan contra Sanjuana (Martínez), ya hasta la volvieron famosa”, aseguró el miércoles 31 de marzo el presidente Andrés Manuel López Obrador en la mañanera.

Si Article 19 fuera tan coherente, ¿por qué no “defendió” a los despedidos de Reforma, El Universal y hasta los de La Jornada? ¿Acaso tomó en cuenta a los reporteros y trabajadores despedidos, y su denuncias públicas, de estos medios privados?

Porque el objetivo de sus patrocinadores es otro: minar la comunicación social de la 4T. Y aquí cabe preguntar el papel que tiene la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde Luján: ¿Está con la comunicación política de la Cuarta Transformación o defiende los intereses corruptos del sindicato de Notimex y los de su padre, Arturo Alcalde Justiniani?

¿Luisa María Alcalde Luján es un activo de la derecha? Misterio…