Por Jorge Narváez.

@SoyJorgeNarvaez

¿Por qué Leo Fernández y “Diente” López deben ser titulares? Para los aficionados estos jugadores son la solución para aquellos partidos complicados. Creen que con ellos se hubiera evitado dejar escapar puntos si Ricardo Ferretti los hubiera colocado en la cancha y no en la banca.

Esta situación ha generado dolores de cabeza al Tuca que en el último partido y en el regreso de la afición al estadio, salió embroncado con un asistente al partido que estaba terco solicitando que entrara el “Diente” a la cancha.

La afición sigue creyendo que ellos son los expertos en la dirección técnica de Tigres, pero sus exigencias ya sobrepasaron los límites al grado de ponerse a discutir con el entrenador en pleno partido. Hacían corajes y le recordaban a su mamá, pero nada justifica estar discutiendo por una suposición.

Ricardo Ferretti obtuvo campeonatos sin “Diente” ni Leo. En esa temporada dorada no había reclamos y todo era felicidad. Pero ahora que el equipo no gana, la mayoría de los aficionados piden hasta la destitución de Ferretti por cinco partidos sin conocer la victoria. Lo que la afición se le olvida es que aún y con la racha negativa, el equipo está en zona de reclasificación y con esperanza de entrar a liguilla. Esa misma esperanza la tienen 11 equipos más que buscan llegar a la fiesta grande.

¡Y qué cortita tienen la memoria! Ya se les olvidó que Tuca y los jugadores llegaron al segundo lugar en el Mundial de Clubes, una posición que ningún equipo mexicano había conseguido.

Se puede entender que la afición quiera ver a su equipo ganar pero, siendo realistas, nadie los obliga a ver los partidos. Pueden irse y regresar cuando se enteren que el equipo va bien. No es malo que señalen y se enojen por los malos resultados. Lo que sí es injusto es que cada vez que pierden piden la cabeza o de Ricardo o de algún jugador, siempre hay una reacción a cualquier acción. Y no sé puede saber cómo aprovecharía el Club este capricho del público, ¿a favor o en contra del Tuca?

Todos los aficionados quieren que su equipo gane los partidos. Lamentablemente aún no se inventa un deporte donde vaya dos ganadores y que al mismo tiempo sean rivales. El futbol no es piadoso con los segundos lugares, pero conociendo el panorama de Tigres, puede que se rompa esa regla y puedan comprender, quizá esperar, a que el equipo haga lo suyo, a su estilo, para poderlos ver en las instancias finales.

Después de todo la afición apoya, grita, reclama, exige, pero no está dentro de la cancha.

Fotografía: @TigresOficial