Por Francisco Tijerina Elguezabal.

ftijerin@rtvnews.com

“Tú la traes y no me la pegas”
Juego infantil

¿En qué momento las campañas dejaron de ser ideas, propuestas, soluciones, para convertirse en algo tan simplista como el juego de “La Roña” aquel con el que nos divertíamos de niños y en el que se trataba de que no fueras alcanzado por aquel que traía “La Roña” para que no te la pegara?

Pero si en aquel juego de críos estaba “la bais”, como le llamábamos a “la base”, el sitio seguro en el que estabas a salvo, en las campañas políticas no la hay, de manera que todo el tiempo estás expuesto a que alguien llegue y te pegue “La Roña” antes de que pierdan todos y quedes triunfante al final.

Así están los candidatos a los diversos cargos, especialmente a la gubernatura, aunque las alcaldías metropolitanas no se salvan y de un lado a otro llueven acusaciones, señalamientos, aseveraciones, la mayoría sin pruebas, pero enmarcadas en la flamígera frase de “difama, que algo queda”.

Y entonces más que las cualidades, ideas o proyectos de los candidatos, hoy lo que la rifa es saber quién está detrás de cada uno de ellos, de quién recibe apoyo o quién es su padrino político y así se busca, se hurga, se escarba en el pasado buscando al más cruel villano para endilgarle la paternidad de una campaña y un aspirante, de manera que lo menos relevante es el nombre de quien aparecerá en la boleta, porque lo de hoy es saber y conocer quién está detrás.

Cambian las campañas y si la semana anterior el juego era el de las encuestas, hoy partidos y candidatos se entretienen jugando a la roña.

¿Será que en algún momento se tomen esto en serio y se dediquen a buscar convencer a los electores con base en las ideas, las propuestas, las respuestas?