Por Francisco Tijerina Elguezabal.

ftijerin@rtvnews.com

“¿Qué es la campaña sino simples promesas?”

Yomero

Bajo la premisa de que Adrián de la Garza está realizando una presunta “compra de votos” con el volante de su programa “Tarjeta Rosa”, me parece que habría entonces qué indagar a todos los candidatos, de todos los partidos, a todos los cargos en disputa, por el mismo delito.

Así lo hagan por escrito o verbalmente en sus actos de campaña, los candidatos prometen hacer cosas, acciones, programas, proyectos, beneficios directos o comunales, para el área en la que se promueven. ¿Existe alguna diferencia entre el volante de Adrián y cualquier “flyer” de campaña de cualquier candidato?

Para que la pretendida “compra del voto” se hubiese dado sería necesario, según mi humilde punto de vista, el que los representantes de Adrián hubiesen pagado a los presuntos votantes por la acción, lo cual no ha sucedido, de manera que todo termina siendo una simple promesa de campaña.

¿Es que acaso existe una diferencia entre lo hecho por Adrián y lo que muchos otros han firmado públicamente y hasta con la fe de un Notario Público? ¿Es esa entonces también una compra del voto?

En el caso de la acusación a Samuel García la Fiscalía está obligada a probar su dicho, realizando las indagatorias que considere pertinentes, pero hasta ahora no pasa de ser una presunción y habrá que dejar que las investigaciones inicien, así como también dar espacio para que el propio Samuel presente en su momento las aclaraciones a que haya lugar.

El inusual comunicado de ayer por la noche de la Fiscalía General de la República vino a cimbrar la elección para gobernador en Nuevo León, pero seamos claros, por muy escandalosa que parezca, tengo la sensación de que le falta fondo para llegar a pasar a mayores.

Veamos qué sucede.