Por Francisco Tijerina Elguezabal.

ftijerin@rtvnews.com

“El azar tiene muy mala leche y muchas ganas de broma”

Arturo Pérez Reverte

Y de nueva cuenta se fueron al carajo las propuestas, las ideas, los proyectos y las campañas completas porque todo se centró en el embate del Presidente y la Fiscalía en contra de Adrián y Samuel, por lo que hasta el candidato a diputado por el distrito de Gatos Güeros se vio forzado a opinar sobre el tema.

A lo largo del día recibí mensajes, llamadas, recados, leí en medios, redes, escuché en la tele y la radio, infinidad de opiniones, explicaciones de especialistas y argumentaciones, además de reventarme unas 34 veces la intervención mañanera del Presidente y su aceptación de que efectivamente está metiendo las manos en la elección de Nuevo León, con sus respectivas aclaraciones.

Hay quienes sostienen que el boletín de la Fiscalía anunciando la acción violenta el debido proceso y echa por tierra la presunción de inocencia de los presuntos, además de atentar contra sus derechos humanos.

Otros más opinaron que la de Nuevo León es una elección local, por lo que ni la Fiscalía, ni el INE o la Fepade tienen jurisdicción y en todo caso los dos temas deberían ser investigados por la Fede Estatal.

Hubo quienes recordaron a un montón de candidatos, del pasado y el presente, repartiendo tarjetas con promesas, incluidos algunos del mismo partido que el Presidente, a los que no les han dicho nada por hacer lo mismo.

Ya en el terreno de la especulación, los ávidos de venganza, que no de justicia, que se juntan en un chat de WhatsApp dedicando la vida entera a criticar al PRI y los priistas, partido del que formaban parte hasta hace poco tiempo, festejaban como si fuese 7 de junio y decían que todo el camino quedaba pavimentado para Clara Luz.

En las redes sociales la lucha era feroz y no fueron pocos los que dijeron que primero serían capaces de votar por Larrazabal antes que entregarle la gubernatura a Morena.

Total que los grandes problemas y retos de Nuevo León otra vez quedaron de lado porque había que tomar parte en el chal, en el chisme, en el tema del momento.

Hubo un medio que publicó que Alito Moreno venía a Nuevo León a preparar ya el relevo del candidato para colocar a Ildefonso Guajardo en sustitución de Adrián de la Garza.

Dante Delgado siguió con su estrategia epistolar de toda la vida de mandarle cartas a Eufemia, perdón a AMLO y compartirlas urbi et orbi antes de que lleguen a Palacio Nacional.

En el supuesto de que los presuntos sueños de Andrés Manuel de tirar de la contienda a Samuel y Adrián se convirtiesen en realidad, lo cierto es que no se puede caer en la simpleza de que el triunfo estaría asegurado para Clara o Larrazabal.

Por ahí podría hacerse “la chica” y en un descuido, con un poquito de ganitas que le echaran, podrían colarse Daney, Carolina o el doctor Jacques.

En este México Mágico todo es posible.