La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, encabezó el programa de destrucción (chatarrización) de 810 microbuses que han circulado por casi por 3 décadas.

En un evento efectuado en Iztapalapa, la mandataria capitalina informó que se busca erradicar por fin estas unidades del servicio público de transporte de pasajeros de la capital del país.

Sheinbaum Pardo indicó que para este programa cuenta con 101.65 millones de pesos; además, del bono de combustible que se les otorga cada mes a los transportistas; así se abre la opción para aumentar la tarifa, que en el caso de la Ciudad de México es desde cinco pesos, la más baja del país.

Asimismo, la jefa de Gobierno insistió en que el programa también busca darle certidumbre a los concesionarios en el tema de sustitución del transporte en esta modalidad.