El exgobernador de Coahuila, Jorge Torres López, fue condenado por la jueza, Nelva González Ramos a 36 meses de prisión. Es acusado de conspiración de lavado de dinero durante su administración en Coahuila. Sin embargo, el exmandatario estará 8 meses en prisión, dado que se ha mantenido preso en espera de conocer su sentencia.

Se informó que debido a que el exmandatario no es ciudadano norteamericano, tendrá que ser deportado posteriormente. Por el momento, se informó que la Fiscalía General de la República colaboró en el caso, por lo cual, tienen información sobre el mismo.

A través de un comunicado, la Fiscalía Norteamericana informó que dos testigos señalaron su relación con Torres López; indicaron sobre algunas transacciones financieras y pagos ilegales.

“Torres López admitió que durante parte de su mandato realizó transacciones financieras en Estados Unidos para ocultar los sobornos que recibió a cambio de contratos de construcción de carreteras para el estado de Coahuila.”

Permanecen en decomiso una propiedad que ya había solicitado el gobierno de Estados Unidos, y que fue adquirida con dinero ilícito.

Torres López fue detenido en Puerto Vallarta en 2019

En febrero de 2019 el exgobernador fue detenido en Puerto Vallarta, Jalisco, para iniciar su proceso de extradición a Estados Unidos. Fue el 17 de junio que Torres López se declaró culpable frente a la corte por los delitos de conspiración de lavado de dinero.

La información con la que se cuenta, indica que el exgobernador recibió sobornos millonarios para la asignación de obra pública a favor de Luis Carlos Castillos Cervantes. El gobierno mexicano solicitó a la justicia estadounidense la restauración de los 2.7 millones de dólares de las Bermudas; dinero que le fue incautado al exgobernador en 2015.