Con una calificación de 8.06, de una escala de 10 puntos, Nuevo León se colocó en tercer lugar nacional en Supervisión Penitenciaria.

Con una calificación de 8.06, de una escala de 10 puntos, Nuevo León se colocó en tercer lugar nacional en Supervisión Penitenciaria.

Realizado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la entidad pasó en los último tres años de la  posición 28 a la 3 en la más reciente edición del diagnóstico.

“Los Ceresos de la entidad saltaron del lugar 28 al tercero en apenas tres años”, informaron autoridades estatales.

El “Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2020”, integra las observaciones que hacen los funcionarios de dicho órgano derecho-humanista en sus visitas de campo en los Centros Penitenciarios del país, y basan sus conclusiones en el análisis de cinco rubros.

Entre ellos están aspectos que garantizan la integridad de las personas privadas de la libertad, aspectos que garantizan la estancia digna, condiciones de gobernabilidad, reinserción social de las personas privadas de la libertad, y grupos de personas privadas de la libertad con necesidades específicas.

En esta ocasión también se analizaron  las acciones implementadas por el sistema penitenciario para contener la emergencia sanitaria provocada por el Covid-19

La  Comisión Nacional de Derechos Humanos destacó en el sistema penitenciario de Nuevo León existen condiciones materiales e higiene de instalaciones para alojar a las personas privadas de la libertad, condiciones materiales e higiene de instalaciones para la comunicación con el exterior, existencia y capacidad de instalaciones necesarias para el funcionamiento del centro.

Además de ausencia de funciones de autoridad por parte de personas privadas de la libertad del centro (autogobierno/cogobierno) y capacitación del personal penitenciario.