La muerte de Jim Morrison, ocurrida el 3 de julio de 1971, sigue envuelta en el misterio, en parte, por las condiciones en que se encontró su cuerpo

Jim Morrison, el músico, poeta y vocalista de The Doors, hoy convertido en uno de los referentes malditos del rock, murió un día como hoy 3 de junio, hace cincuenta años.

Para honrar la memoria y música de Jim Morrison, quien falleció a los 27 años de edad, cientos de admiradores visitan su tumba en el cementerio de Père Lachaise, en París.

Algunos fans no sólo se han acercado a hacer una breve guardia y dejarle flores a Jim Morrison, también le cantan y declaman composiciones escritas por ellos mismos:

“Tus poemas cantados siempre nos harán delirar. Tus demonios han venido a buscarte, pero nunca podremos olvidarte. Las puertas nunca se cerrarán, porque no me canso de escuchar tus canciones”

CATHERINE D’ALENÇON Y BRUNO GACON, FANS DE JIM MORRISON

Jim Morrison: protegen su tumba ante gran convocatoria de fan por su 50 aniversario luctuoso

Entre los admiradores de Jim Morrison que se han dado cita desde muy temprano por la mañana en su tumba, se encuentra gente de Alemania, Francia, España, entre otros países.

La convocatoria de gente enfundada en playeras de Jim Morrison y cargada con fotografías, velas, flores, entre otros artículos, es tan extensa que se colocaron vallas alrededor de la sepultura.

“Hemos venido para vivir este acontecimiento, no hemos venido a ver París; hemos venido a celebrar el cincuenta aniversario con Jim Morrison, nuestro ídolo”

MAMEN LANGA Y CARLOS SÁNCHEZ, FANS DE JIM MORRISON PROVENIENTES DE ESPAÑA

¿Cómo murió Jim Morrison?

El 3 de julio de 1971 un alboroto se generó en el cuarto piso del edificio de la Rue Beautreillis 17. Jim Morrison fue encontrado muerto dentro de una bañera.

Pero en el momento del hallazgo se desconocía que el fallecido era el mismísimo vocalista de The Doors, Jim Morrison, quien meses atrás había ofrecido su último concierto con la banda.

El cuerpo de Jim Morrison fue encontrado desnudo, con la cabeza reclinada sobre el hombro izquierdo, el cabello mojado por el agua tenida de rosa y una sonrisa serena.

Bajo la nariz y boca de Jim Morrison había sangre seca. Su pecho presentaba dos grandes hematomas morados.

Pese a ello, no se realizó una autopsia al cuerpo de Jim Morrison, al considerarse que su muerte no era producto de un acto violento.

Pasaron varias horas antes de que la Policía parisina se enterara de que era Jim Morrison, pues sus vecinos lo conocían como Douglas, un turista o estudiante de Estados Unidos.

Su certificado de defunción indica que su deceso fue producto de un “ataque cardíaco”, aunque las dudas sobre las causas de su muerte siguen en el aire.

Con información de EFE

Imagen: HOMENAJE A JIM MORRISON (EFE)