Si bien México no es un país que esté en los puestos más altos del Medallero en las distintas justas veraniegas de los Juegos Olímpicos a lo largo de la historia, si es una nación acostumbrada y con arraigo de participar en este evento y en el casi siempre ganar medallas olímpicas.

La delegación azteca tiene historia en los Juegos Olímpicos desde el año de 1900 cuando hicieron su debut en la justa veraniega en la capital de Francia, en París, cuando en la disciplina de polo, atletas como Manuel Escandón Barrón, Pablo Escandón Barrón, Eustaquio Escandón Barrón y William Hyden Wright se hicieron de la medalla de bronce. 

Tras esa medalla de bronce, la cual por cierto fue la primera en la historia de México en los Juegos Olímpicos, vinieron 68 preseas más y éstas se repartieron en 20 de las últimas 22 ocasiones en las que México participó en una justa de verano.

Sólo en París 1924 y en los de Ámsterdam de 1928, México no logró medallas de oro, plata o bronce. 

En los Ángeles de 1932, México logró dos medallas y ambas fueron de plata, en Berlín de 1936 se lograron tres preseas y las tres fueron del tercer lugar, de bronce, en Londres 1948 se obtuvieron cinco metales y dos fueron de oro, uno de plata y dos de bronce, en Helsinki, capital de Finlandia, y en 1952, la delegación azteca logró solo una medalla y esta fue de plata. 

En Melbourne, en Australia y en el año de 1956, se lograron dos metales; un oro y una plata, en 1960, en Roma, Italia, solo un bronce, en Japón, en Tokio, en 1964, solo una medalla de bronce. 

En México 68, siendo la sede de los Juegos Olímpicos, nuestro país logró su mejor participación en una justa de verano tras lograr nueve preseas en dónde tres fueron de oro, tres de plata y tres de bronce, mientras que en Munich de 1972 se logró solo una plata, en Montreal, en el 76, se obtuvo un oro y un bronce, en Moscú, en 1980, una plata y tres bronces, en los Ángeles de 1984 un total de seis preseas, en dónde dos fueron de oro, tres de plata y un bronce. 

En Seúl, en 1988, se lograron dos bronces, en Barcelona de 1992 un total de una plata, también un bronce en Atlanta de 1996, además de que en Sidney 2000 se logró un oro, dos platas y tres bronces para un total de seis, esto aunado a las tres platas y el bronce en Atenas, 2004, los dos oros y los dos bronces en Pekin 2008, las ocho preseas en Londres 2012 en dónde hubo un oro, tres platas y cuatro bronces, además de los cinco metales en Río 2016, momento en el que cayeron dos platas y tres bronces.