La Comisión Nacional de Búsqueda localizó al menos nueve campos de exterminio en varias entidades de la República, dos de ellos en Nuevo León.

Dentro de las acciones para ubicar personas desaparecidas, autoridades federales reportaron el hallazgo de los sitios donde miles fueron triturados y “pozoleados” en ácido.

Karla Quintana, titular del área, resaltó que la intención es que no quedara ningún rastro.

En el caso de la entidad, se encontraron en Las Abejas, en el municipio de Salinas Victoria, y La Mano, en Juárez.

“Hemos decidido designarlos sitios de exterminio por lo que ahí sucedió, porque son crematorios ilegales y por eso ligamos la similitud a otros hechos espeluznantes de la historia de la humanidad (como Auschwitz )”.

“Son crematorios en donde se ha intentado desaparecer y pulverizar, al menos, a centenas de personas con la finalidad de que no quedara ningún rastro”, informó.

Los siete restantes fueron ubicados en Patrocinio (San Pedro) y Estación Claudio (Viesca), Coahuila; Moctezuma, San Luis Potosí;  y Abasolo, Mante, El Papalote (Ciudad Alemán) y La Bartolina (Matamoros), en Tamaulipas.

Se estima que en todos los casos son zonas controladas por el Cártel de los Zetas.

Detalló que en el de La Bartolina, el más grande en extensión, ubicado cerca de Matamoros y de la frontera con Brownsville, Texas, se encontró media tonelada de huesos.

“Es un sitio de cremación clandestina, se han recuperado, al menos, 500 kilogramos de restos óseos calcinados en La Bartolina, Matamoros”.

“Uno todavía puede detectar ahí el olor a ácido, el olor a diésel, el combustible con el cual fueron cremadas estas personas. La motivación es clara, es no dejar rastro alguno”.

Es de destacar que en México han desaparecido más de 83 mil personas del 2006 a enero del 2021.