La propuesta del gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, para autorizar la privatización del agua fue aprobada por el Congreso local.

El gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, mandó al Congreso local una propuesta para trasladar el cobro del agua a los ayuntamientos.

La propuesta brinda la posibilidad de que los municipios se puedan «asociar» con privados para cobrar el vital líquido.

Asimismo, se trasladará la deuda que tiene el organismo regulador, aunque no se tiene la información exacta del monto total en que asciende.

Sin embargo, la propuesta no fue consultada previamente con las autoridades municipales, ni con la próxima gobernadora de Baja California.

La propuesta de Bonilla fue avalada por 13 diputados

La propuesta fue avalada con 13 votos de Morena, Partido del Trabajo (PT), Movimiento Ciudadano (MC) y del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

Ocho diputados de la oposición y dos de Morena rechazaron los cambios, pues no se conoce la situación financiera de los organismos del agua.

Y es que, aseguraron que esto puede provocar un “boquete financiero” en los ingresos de la nueva administración del estado.

La Ley Reglamentaria del Servicio de Agua Potable en el estado de Baja California se le modificaron 12 artículos y se le agregaron otros tres.

“Los municipios podrán coordinarse y asociarse para la más eficaz prestación de los servicios a que se refiere esta ley”, señala uno de los nuevos artículos.

Con lo anterior, los ayuntamientos podrán “asociarse” con privados en caso de que no tengan los recursos o los espacios para realizar el cobro del agua.

Asimismo, señalan que el “boquete financiero” que recibirá la próxima gobernadora, Marina del Pilar Ávila, será de “6 mil 216 millones 468 mil 920 pesos”.

Esta es la cantidad que dejará de ingresar a las arcas del estado por el concepto de cobro de agua.