Mario Vargas Llosa dijo que desde ese momento él dejó de creer en las ceremonias, las misas y hasta en los rezos

En un diálogo con el escritor peruano William Guillén Padilla, Mario Vargas Llosa reveló que se alejó de la religión a los 12 años, tras ser víctima de un accidente de “origen sexual”, por parte de un religioso del Colegio La Salle de Lima, en donde estudiaba.

“Yo era muy católico, porque había nacido en una era muy católica, muy practicante. Lo fui hasta los 12 o 13 años cuando tuve un incidente con el hermano del Colegio La Salle en el que yo estuve. Fue un incidente de origen sexual”, contó.

El escritor narró que un día acudió al colegio cuando estaba vacío y un religioso lo condujo al quinto piso, un área a la que los estudiantes no podían acceder.

“Me acuerdo que este hermano, que estaba muy nervioso, muy colorado, sacó de pronto de su cuarto unas revistas mexicanas que se llamaban Vea, que eran de desnudos, de bailarinas. A mí me dejó completamente desconcertado”, dijo en la entrevista.

Y mencionó que mientras él miraba las imágenes, el hermano lo empezó a tocar.

“Fue para mí un escándalo. Y yo me eché a llorar y gritar, entonces el hermano me abrió la puerta y me dejó salir, me dijo: cálmate”.

Dejó de creer en las ceremonias y las misas

Vargas Llosa señaló que desde ese momento él dejó de creer en las ceremonias, las misas y hasta en los rezos.

“Curiosamente, a partir de entonces, yo que había sido un niño muy creyente y que cumplía con comulgar cada primer viernes… En fin, me fui desinteresando de la religión, y en un momento, estando en el Colegio La Salle todavía, antes de entrar al Leoncio Prado, haberme dicho yo mismo: ‘Ya no creo, yo no creo nada de esto, yo no creo ni en las ceremonias religiosas, ni en las misas a las que vamos; cuando yo rezo no creo una palabra de las que digo”, señaló.