Para garantizar la seguridad de los migrantes haitianos, la Secretaría de Seguridad en el Estado mantiene un operativo en los alrededores de la Iglesia Santa María Goretti, Casa INDI y el Instituto Nacional de Migración.

Aldo Fasci Zuazua, titular del área, indicó que elementos de Fuerza Civil brindan apoyo en la zona, y pidió no criminalizar a los migrantes dado que son ciudadanos y no criminales.

Tras enterarse que la frontera de Estados Unidos está cerrada y de ingresar sean deportados, la mayoría optó por frenar su camino y quedarse en Nuevo León.

«Ellos se quieren quedar aquí, y si se les da la calidad de refugiados se podrán quedar aquí, ya veremos cómo los insertamos en la sociedad, no vemos riesgo para que sepa la gente, de que digo son refugiados no son criminales, y no los vamos a criminalizar, están buscando una mejor vida».

«Tenemos como humanos y regiomontanos que entenderlos, pero si hay un problemón, porque además el Instituto Nacional de Migración está lleno, ya vieron las filas, la mayoría de haitianos, falta personal y unos se quieren quedar, muy pocos quieren ser retornados, es una situación más social, no es delictiva en ese momento», manifestó.

Desde este martes, los haitianos que se refugian en la Casa INDI comenzaron con su proceso de regularización en el país.

Por otro lado, Fasci Zuazua advirtió del involucramiento de la delincuencia organizada y tráfico de personas.