El Presidente Andrés Manuel López Obrador cuestionó, durante la conferencia mañanera, a las universidades públicas y privadas que no han regresado a clases presenciales a pesar de que se ha comprobado que no hay riesgos graves derivados de la pandemia por Covid-19.

“¿Por qué se demoran las universidades en el regreso a clases?, ¿por qué muchas universidades no regresan a clases?… Nos vamos a acostumbrar a eso, todo eso significa atraso”, señaló.

Pocos planteles han tenido contagios

Y es que, de los 135 mil 230 planteles que abrieron su puertas desde el pasado 30 de agosto, solamente en 88 se presentaron contagios por Covid-19, lo que representa un 0.06 por ciento del total, por lo que no hay razón para que maestros y alumnos eviten reanudar la asistencia.

“Es un llamado a los sindicatos de las universidades, es un llamado respetuoso a las autoridades universitarias y también a los estudiantes, ya vamos a reunirnos, a reencontrarnos en las aulas, es un llamado respetuoso porque nos hace falta, es tóxico, enajenante, estar sólo sometido a los sistemas de internet”, criticó el mandatario.

Y para mayor tranquilidad de maestros, alumnos y padres de familia, propuso que la semana próxima, durante la sección de “El Pulso de la Salud” que todos los martes se presenta durante la conferencia matutina, se informen los datos sobre el número de contagios tras el regreso a las clases presenciales.

Mafias en instituciones educativas

Por otro lado, el Jefe del Ejecutivo aprovechó el tema de las universidades para denunciar la existencia de mafias en esas instituciones educativas, por lo que llamó a los universitarios y académicos a realizar una reforma para frenar el mal manejo que se realiza con el presupuesto de las universidades.

“Si pueden hacerlo los mismos universitarios, porque se dan casos donde hay mafias que dominan en las universidades públicas, así como existen los líderes charros, ya cada vez menos en los sindicatos, así también existen caciques que dominan en las universidades. Ellos ponen a los rectores, es lo más antidemocrático que puede haber, y manejan el presupuesto a sus anchas, de forma discrecional”, lamentó el presidente.

Como ejemplo de ello, López Obrador citó el caso de Raúl Padilla López, quien sin ser rector de la Universidad de Guadalajara (UdG), manda en esa institución, pero desafortunadamente él como titular de Ejecutivo federal no puede intervenir en asuntos internos de las universidades, debido a que son instituciones autónomas. Sin embargo, quienes pueden frenar esos malos manejos son los universitarios y los académicos.

“Eso lo tienen que resolver los mismos universitarios y debe de atenderse el que se mejore la situación de los maestros de asignatura que ganan muy poco, y que no haya privilegios arriba. También que no haya influyentismo, nepotismo, mafias que son las que dominan para la asignación de cargos académicos, hay muchísimos investigadores que quieren ascenso o aspiran a ser tomados en cuenta y no pasan”, destacó.