Israel continúa sus ataques contra la población palestina. Niño de 11 años es encarcelado y de nuevo los jóvenes palestinos son reprimidos en Jerusalén

Israel continúa su escalada represiva en contra de la población de Palestina. En redes sociales denuncian ataques incendiarios contra cementerio y golpizas en contra jóvenes.

Los reportes en redes sociales de las últimas horas señalan la creciente violencia de Israel contra de las personas bienes y propiedades de los palestinos.

El cementerio de Bab al-Rahma

El ataque de Israel de hoy 12 de octubre fue a Bab al-Rahma, un cementerio musulmán adyacente a la Puerta Dorada de la ciudad vieja de Jerusalén.

Por otra parte, el cementerio se administra por las autoridades de la Mezquita de de Al Aqsa. Se considera parte del patrimonio islámico.

La Puerta Dorada de Jerusalén, que también es conocida como la Puerta de la Misericordia o de la Vida Eterna, es la puerta más antigua de las murallas que rodean la Ciudad Vieja de Jerusalén y data del siglo V.

Incluso se señala que probablemente esta haya sido parte de la muralla de Justiniano.

El sitio del ataque de Israel es en una zona sobre la cual el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO aprobó una resolución que critica en el estado de conservación.

Dicha resolución se refiere a la Ciudad Vieja de Jerusalén.

Al respecto la UNESCO acordó mantener la zona amurallada, hogar de sitios sagrados musulmanes, cristianos y judíos. El lugar es clave en la lista de patrimonio mundial en peligro de extinción.

Las agresiones contra niños y jóvenes

Las autoridades de Israel han arrestado a 230 niños palestinos desde principios del 2021, informó el domingo 4 de abril la Sociedad Palestina de Prisioneros (PPS).

Además, los arrestos se concentraron en la ciudad ocupada de Jerusalén, asegura el PPS, que monitorea las condiciones de los detenidos en las cárceles israelíes.

«Los niños encarcelados son sometidos a diversas formas de abuso, que incluyen la negación de comida o bebida durante muchas horas, abuso verbal y detención bajo duras condiciones», añade el informe.

Por su parte, la rama palestina Defensa para los Niños Internacional (DCI) reportó en un comunicado que el 85% de los niños arrestados el año pasado fueron «sometidos a violencia física».

Por otra parte se acusa que Israel de haber asesinado a 2 mil 103 niños en los territorios palestinos bajo ocupación y bloqueo desde septiembre del año 2000.

Esto, según los datos de la organización israelí de derechos humanos B’Tselem.

La puerta de Damasco

Los hechos de represión contra jóvenes palestinos continúan luego que  principios de año decenas de palestinos fueron asesinados por tropas de Israel.

Además cientos resultaron heridos o arrestados.

El detonante de esta nueva escalada fue una orden de las autoridades de ocupación que restringía la reunión de palestinos en la Puerta de Damasco.

Junto con esta disposición los intentos de evacuar a familias palestinas de sus hogares en el barrio de Sheikh Jarrah, en Jerusalén Este.

Además del acoso a fieles durante el mes sagrado del Ramadán en la mezquita de Al-Aqsa, el tercer lugar más sagrado en el mundo para la comunidad musulmana.

El barrio Sheikh Jarrah ha sido un punto de conflicto entre los palestinos y los colonos judíos desde 1948, incluso antes de que la ciudad fuera ocupada militarmente en 1967.

Israel espera construir 200 unidades de asentamiento en el área.

“Esta zona de la ciudad es vital y, por tanto, peligrosa para la ocupación, que intenta bloquear y confundir”, advirtió Khaled Odehtallah, historiador y sociólogo.

“Las fuerzas de ocupación creen que sus planes estrictos y precisos mediante el uso de la fuerza son suficientes para apaciguar a los colonos», señaló el historiador a AACom.

E incluso añade «como cualquier otra ocupación, su arrogancia conduce a acciones estúpidas contra el pueblo de Jerusalén, ya sea en Shaikh Jarrah, la Puerta de Damasco y el Complejo Al-Aqsa”.

Además fuerzas israelíes fuertemente armadas irrumpieron de nuevo en el recinto de la mezquita el lunes 10 de mayo por la mañana y disparando balas recubiertas de goma.

Asimismo usaron gases lacrimógenos y granadas paralizantes contra los palestinos, hiriendo a más de 300.

“El complejo de Al-Aqsa y la Puerta de Damasco son lugares donde interactúa una vida juvenil activa socialmente. La ocupación intenta reprimir esta presencia”, agregó.