Hace 5 años incorporaron el cifrado de extremo a extremo automático, que actualmente protege los más de 100 000 millones de mensajes que intercambian más de 2000 millones de usuarios al día.

Aunque los mensajes con cifrado de extremo a extremo que envían y reciben se guardan en el dispositivo, muchos usuarios también quieren tener una opción para hacer una copia de seguridad de sus chats como precaución por si pierden su teléfono.

A partir de hoy, la plataforma ofrece una capa de seguridad adicional (y opcional) para proteger con cifrado de extremo a extremo las copias de seguridad que almacenas en Google Drive o iCloud.

Ahora, los usuarios pueden proteger su copia de seguridad con cifrado de extremo a extremo usando una contraseña que elijan o una clave de cifrado de 64 dígitos que solo ellos conocerán. Nadie, ni siquiera WhatsApp o el proveedor de copias de seguridad, podrá leerlas o tener acceso a la clave para desbloquearlas.

La plataforma estará implementando esta función poco a poco para quienes tengan la versión más reciente de WhatsApp.