Polonia fue condenada por no detener acciones de sala disciplinaria del Tribunal Supremo acusada de purgar jueces que no coinciden con el actual gobierno

La Unión Europea condenó a Polonia al pago de un millón de euros diarios al negarse a cesar las actividades de la sala disciplinaria del Tribunal Supremo, misma que estaría despidiendo jueces que no son afines al actual régimen.

Ello tiene que ver con que en la actualidad en Polonia está gobernada por los ultraconservadores, muy cercanos al expresidente Donald Trump.

En ese sentido la polémica y las acciones judiciales son en torno a una controvertida reforma al sistema judicial polaco.

En dicha reforma se contempla el funcionamiento de una sala disciplinar del poder judicial.

Sin embargo la justicia de Europa considera que en los hechos se trata de una purga contra los disidentes al régimen conservador y ultracatólico.

De hecho la multa de un millón de euros diaria es posterior al mandato judicial de la Unión Europea para que cesen las actividades de dicha sala disciplinar.

Y es que la resolución fue tomada en julio de este año y Polonia ha hecho caso omiso.

«Ya prácticamente no queda cuerda para tensar más en la relación entre Polonia y la Unión Europea», editorializa Radio Francia Internacional.

Al respecto señala que este es un pulso más entre Bruselas y Varsovia a causa de la reforma judicial que lleva varios años el gobierno ultraderechista polaco, indicó el portal.

Mismo que la Unión Europea cree que provoca un problema en la independencia judicial.

-«Y más aún cuando ha puesto en duda la primacía del derecho europeo sobre el nacional», señaló RFI.

Según una fuente europea, la multa debía aplicarse desde el miércoles, en cuanto se le hubiera notificado a Polonia la decisión del Tribunal europeo.

Polonia, en tanto, asegura que quiere seguir formando parte del bloque, al que se incorporó en 2004, pero ha denunciado varias veces el «chantaje» ejercido, según Varsovia, por Bruselas.