Debido a que las ciudades son las responsables de alrededor del 70 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero en todo el mundo, deben asumir un papel decisivo y colaborar en materia del cambio climático.

Luis Donaldo Colosio Riojas, alcalde de Monterrey lo manifestó así durante su participación en el panel de alto nivel «Localizando las Contribuciones Determinadas Nacionales (CDN) y apoyando la acción de las ciudades para un mundo de 1.5 grados y una recuperación verde y justa».

El panel de alto nivel contó con la participación de Ani Dasgupta, Presidente del World Resources Institute (WRI) e Ingrid Gabriela-Hoven, miembro del Consejo de la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ), realizado durante la Conferencia de las Partes Sobre Cambio Climático (COP26) de Glasgow.

El ejecutivo municipal dio a conocer su preocupación de que la política federal en materia de cambio climático se aleja de las metas globales.

«Existirá distancia y dificultad para coordinar esfuerzos federales y locales si no se construye primero consenso sobre la agenda climática», advirtió.

Por ello, Colosio Riojas exhortó a conformar equipos colaborativos entre el gobierno federal y las ciudades para que todas las partes tomen un rol activo y que se diseñen políticas públicas bajo una visión común.

«Las ciudades debemos asumir un papel más activo en el cambio climático. Si las ciudades no asumen una postura mucho más fuerte, no alcanzaremos nuestras metas a tiempo», puntualizó.

El edil regio también participó en el panel «Financiamiento para las contribuciones climáticas de México», donde  abordó las limitaciones constitucionales y presupuestales para que los municipios, donde están las grandes ciudades, puedan obtener recursos para proyectos que permitan detener el cambio climático.

Presentan acciones para salir de la emergencia climática

Colosio Riojas presentó las primeras tres acciones que estará llevando a cabo para salir de la emergencia climática que se vive en esta ciudad. 

Los proyectos verdes que emprenderá son la creación de un sistema de bosques, parques y movilidad sustentable; hacer de Monterrey una ciudad para la infancia donde puedan realizar actividades al aire libre de forma segura.

Además de brindarles educación ambiental y estableció la meta de erradicar la generación de residuos sólidos fomentando el reciclaje, creando empleos verdes y promoviendo el uso de paneles solares en los hogares para la generación de energía limpia.

Además se realizará un inventario de gases de efecto invernadero, de dónde provienen, de qué tipo, y cómo combatirlos.

Los incendios forestales sólo del último año en Nuevo León destruyeron 14 mil hectáreas de nuestros cerros y montañas, además que en las ciudades se genera hasta el 70 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero, y no existe la cultura del aprovechamiento de desechos, ya que solo se recicla el uno por ciento de la basura.

«Debemos estar convencidos de que las ciudades deben afrontar el desafío. Y Monterrey está aquí para hacer eso», concluyó.