Cientos de personas se dieron cita en el centro de Monterrey, con la finalidad de aprovechar las ofertas que ofrecen los establecimientos por el Buen Fin.

Aunque las condiciones meteorológicas no eran favorables en la mañana, por las lluvias y el descenso en las temperaturas, desde temprana hora los regios abarrotaron las principales calles del centro de la ciudad.

En un recorrido realizado por El Porvenir, se pudo constatar que familias completas caminaban por el centro de la ciudad, para ver las ofertas por lo que ingresaban a las tiendas y plazas comerciales de la ciudad.

Con el incremento en la movilidad, por el programa que se desarrolla desde el 10 y hasta el 16 de noviembre, el tráfico vehicular comenzó a colapsar, con ello, el estacionamiento fue el principal desafío al que se enfrentaron los consumidores.

Al ingresar a los establecimientos, se realizaba la toma de temperatura y la aplicación de gel antibacterial, además de cumplir con los diversos protocolos sanitarios marcados por la Secretaría de Salud.

Sin embargo, las principales calles lucían abarrotadas por la gente que aprovechó el programa, por ello en esos momentos no se pudo cumplir con las medidas sanitarias como la sana distancia.