Con un llamado a retomar los ideales de Francisco I. Madero, el gobernador Samuel García Sepúlveda encabezó el desfile cívico-deportivo-militar por el 111 Aniversario de la Revolución Mexicana.

En su mensaje inaugural, el mandatario estatal exhortó a una Revolución, pero no con armas sino con ideas y diálogo.

Tras dos años de ausencia por la pandemia de Covid-19, las familias regias volvieron a disfrutar del paso de dos banderas monumentales, ocho banderas, 35 carros temáticos, 83 vehículos diversos, 3 mil 843 efectivos.

Mil 071 docentes y estudiantes de doce instituciones educativas, 60 jinetes con sus respectivos caballos, 35 binomios conófilos,  566 elementos de diferentes instituciones de seguridad, mil 875 elementos deportivos, 30 elementos de la Asociación Estatal de Rodeo, y 206 elementos del Ejército, Fuerza Aérea y Guardia Nacional.

«Las nuevas generaciones tenemos que corresponder con una visión inteligente y eficaz para escribir con acierto la nueva historia…crear un puente, un nuevo camino, que los ideales de Madero regresen a nuestros tiempos. Estos ideales debemos hacerlos realidad aquí en Nuevo León«, subrayó.

Invitan a revolución con ideas y optimismo

«Hoy quiero invitarlos a una nueva revolución, a un nuevo Nuevo León. Luchemos pero no con armas, luchemos con ideas, con diálogo, con optimismo y con responsabilidad».

«El nuevo gobierno necesita de todos, todos juntos como lo hicieron en su momento Pancho Villa, Álvaro Obregón, Pascual Orozco, Belisario Domínguez, y por supuesto, Francisco I. Madero«, puntualizó.

El mandatario estatal, acompañado de su esposa Mariana Rodríguez Cantú, resaltó que incluso la también titular de la Oficina Amar a Nuevo León, lleva en su sangre del personaje revolucionario, pues es su tataratío,

«Debemos aprender de la historia, los mexicanos de entonces no aceptaron el estancamiento social, la mediocridad, la falta de oportunidades que generaron una gran desigualdad económica y a un Gobierno que solo atendió y apoyó a una minoría».

«La Revolución fue una protesta que se convirtió en una revuelta, a una lucha por los derechos de los distintos grupos sociales».

Entre los contingentes destacan escuelas y preparatorias, como el Colegio de Bachilleres Militarizado Gral. Mariano Escobedo San Bernabé.

También participaron cuerpos policiacos como Fuerza Civil y Policía de Monterrey, de auxilio y rescate, INDE, Sedena, Policía Militar, Guardia Nacional, y Pentatlón Deportivo Militarizado.

Tablas rítmicas, pirámides humanas, bailables, carros alegóricos alusivos con los personajes de la Revolución, vehículos y demostraciones de técnicas de detención de delincuentes in fraganti y técnicas de liberación, fueron parte de la demostración.

Luego de pasar por la Explanada de los Héroes, viraron por Zaragoza para seguir por Padre Mier hasta Cuauhtémoc.