Para que las autoridades educativas actúen oportunamente cuando detecten casos de violencia a menores, sobre todo ahora que se reactivó el regreso a clases presenciales, la bancada del PRI del Congreso Local impulsará una iniciativa de reforma a Ley de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes.

El coordinador de la bancada Heriberto Treviño Cantú señaló que con estás modificaciones, maestros y directivos escolares deberán informar a la Procuraduría de Protección al Menor los casos de abandono o deserción escolar de los alumnos que cursen educación básica y media superior.

«Con esta iniciativa las autoridades educativas y los maestros tendrán la facultad y la obligación de reportar a la Procuraduría de Protección al Menor los casos de asistencia irregular, abandono o deserción escolar, así como las señales de maltrato que detecten en sus alumnos», apuntó.

Al mismo tiempo, el líder de la bancada del PRI precisó que la pandemia sanitaria y la inseguridad han dejado a muchos niños en estado vulnerable.

Por lo que, la iniciativa de reforma también busca garantizar mediante acciones afirmativas el acceso a la educación a los menores que se encuentren en orfandad o sus padres padezcan alguna discapacidad.

«Para un servidor, como para mis compañeras y compañeros del Grupo Legislativo del PRI, también es muy importante que la ley contemple como un estado de vulnerabilidad a las y los niños que hayan sufrido la pérdida de sus padres o de su tutor, y del mismo modo a aquellos jóvenes que sus padres tengan alguna discapacidad que los imposibilita para atender las necesidades educativas de sus hijos», agregó.

Detalló que, hoy en día, las niñas, niños y adolescentes se enfrentan a diversas desigualdades sociales.