Ebrard dijo que el 75% de homicidios en América Latina están relacionados al tráfico ilegal de armas. Amenaza para la Paz internacional, denunció

Marcel Ebrard, en representación de México tomó la palabra ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), para pedir acciones contra el tráfico ilegal de armas.

Y es que Ebrard dijo que el tráfico tráfico de armas pequeñas y su acumulación es una amenaza a la paz internacional y un fenómeno global que afecta a la población civil.

Además, indicó, destruye el tejido social y afecta a los grupos vulnerables, pues genera migración de personas que escapan a la violencia.

“En nuestra región de América Latina se presentan cifras anuales de violencia y muertes por armas de fuego aún mayores» que en zonas de conflicto armado aseguró.

Asimismo dijo que cerca del 75% de los homicidios y feminicidios está involucrada una arma de esta naturaleza.

“Debemos hacer más contra el desvío y tráfico de armas», pidió el canciller mexicano.

Junto a lo anterior, planteó que en México sus afectos son nocivos en las poblaciones, los actores privados deben fomentar la autorregulación y su monitoreo».

Esto, puntualizó Ebrard, a fin de supervisar que la producción no llegue a manos criminales.

Las cifras

Junto a lo anterior Ebrard señaló que “más de 8 mil niñas y niños han quedado mutilados por conflictos armados».

Al respecto reconoció que es imperativo reconocer las repercusiones de género derivadas del tráfico y desvió de armas como la violencia sexual.

“Si no hubiera disponibilidad de armas, la mayoría de conflictos tendrían más soluciones pacíficas», aseguró.

Y precisó que «mientras mercenarios mantengan la violencia optarán por encima de la paz y la diplomacia (como el caso de Yemen)».

De este modo, aseguró, la mayoría de los conflictos armados bajo la agenda del Consejo tendrán más oportunidades de soluciones pacíficas”.

Demanda a fabricantes

Con relación a la demanda de México contra compañías estadounidenses por tráfico de armas, Ebrard puntualizó:

“No se tratar quitar el derecho de comercializar armas en los países, sino de denunciar practicas negligentes que se generan en otros países«.

Además indicó que «hay un principio y una obligación moral que se han visto afectadas, así sean clasificadas las armas como pequeñas y ligeras”.

El Consejo

En se orden de ideas el canciller Ebrard dijo que se deben tener «deliberaciones serias sobre los impactos tangibles del desvío y el tráfico».

Así como sobre las decisiones que esté órgano podría impulsar para fortalecer la cooperación y una mejor instrumentación de compromisos internacionales.

Finalmente aseguró que “podemos articular esfuerzos en el plano internacional para fomentar un comercio más responsable de las armas».

Y junto con ello el llamado contundente de México para monitorear y prevenir transferencias ilícitas de armas.

E incluso, «a los sectores privados a practicar medidas de autorregulación para prevenir que prácticas comerciales fomenten el mercado ilícito de armas”.