Las compañías de telecomunicaciones en Europa han solicitado que aquellas grandes empresas estadounidenses que utilizan sus infraestructuras (como Netflix o Google), asuman algunos de los costes del desarrollo de las redes, según ha adelantado Reuters.

La petición ha sido firmada por 13 CEOs de operadores europeos, y llega después de que la inversión en telecomunicaciones en Europa creciera hasta los 52.500 millones de euros al año.

Esta especie de tarifa también serviría para compensar el elevado uso de redes de aquellas compañías que ofrecen servicios en la nube y en streaming en todo el territorio europeo. Entre ellas (aunque no se mencionan): Facebook, Google o Netflix. Estas empresas, además, obtienen un elevado tráfico y generan ingresos gracias al uso de este tipo de redes.

«Este modelo, que permite a los ciudadanos de la UE disfrutar de los frutos de la transformación digital, solo puede ser sostenible si estas grandes plataformas tecnológicas también contribuyen de manera justa a los costos de red». Aseguran las operadoras.

¿Qué dicen las compañías sobre una tarifa por el uso de la red?

Si finalmente la propuesta se lleva a cabo, las compañías deberán abonar la cantidad acordada por los operadores o la Unión Europea. No obstante, y como es de esperar no es algo que guste a las grandes tecnológicas. Netflix, de hecho, aseguró recientemente que este tipo de tarifas podrían causar un «entorno injusto y anticompetitivo», sobre todo, si llegan a ser los operadores los que establezcan los precios.

Dean Garfield, vicepresidente de políticas públicas de Netflix, también confirmó (a través de Bloomberg) que este tipo de tarifas perjudicarían al consumidor, quien vería reflejado un aumento de su tarifa con el objetivo de pagar el coste marcado por las operadoras.

Más allá de una tarifa a Netflix y otras empresas, los máximos responsables de Telekom Austria Group, Vivacom, Proximus, Telenor Group, KPN, Altice Portugal, Deutsche Telekom, BT Group, Telia Company, Telefónica, Vodafone, Orange Group y Swisscom, también han pedido a la UE un mayor refuerzo en aquellos proyectos que permiten una «colaboración en la industria» y unifican los sectores públicos y privados. Solicitan, además, terminar con los precios de alto espectro y las subastas de redes.

La propuesta se tramitará por los legisladores de la Unión Europea y tendrá que negociarse con los países miembros.