La violencia familiar y contra las mujeres se ha desatado tanto en Nuevo León que actualmente, tan sólo los días domingos de 10 a 12 de la noche, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado recibió cerca de 400 llamadas para denunciar este problema.

Aldo Fasci Zuazua, titular de la dependencia señaló que es urgente cambiar la estrategia para poder ponerle un alto a esta situación.

El jefe policiaco aseguró que se deben de aplicar programas sociales y no policiacos para atender a las mujeres afectadas.

«Ahora tenemos un Consejo que nos indica que todas las dependencias deben de trabajar de la mano para atender el problema por ejemplo la violencia contra las mujeres o familiar y nos indica primero que hay que tener grupos de atención. Primero es el C5 porque como recibimos las denuncias, después gente especializada, porque no solamente policías, debe de haber psicólogos, ya estamos estructurando eso para tener que trabajar obligatoriamente de la mano».

Se disparan casos de violencia durante 2021

«Todos los domingos en este año entre 10 y 12 de la noche tenemos casi 400 casos de violencia contra la mujer en dos horas, casi 400 casos entre 360 a 380, como vamos hacerle para que tengamos esos grupos de respuesta, no nada más policías, donde vamos a sacar psicólogos, especialistas, grupos de atención y burócratas para atender a toda esa gente en domingo».

«Tenemos que buscar una solución para atender a las mujeres que están atemorizadas y ayudarlas en todo el proceso, porque luego ella ¿qué va hacer cuando se quede sola?, ¿qué van hacer los hijos?. Estamos moviendo el esquema para crear la prevención social, es entre todos, el problema es entre todos. No se vale que la mujer esté sufriendo porque de ahí nacen muchas cosas que le hacen daño a la sociedad, salen suicidios, muertes, feminicidios. Si atendemos esa problemática podernos reducir cualquiera de los delitos», indicó.

Fasci Zuazua aseveró que el problema es tan fuerte que actualmente, de la gente que recibe apoyo, solamente el 38 por ciento supera ese problema.

«Queremos cambiar el esquema para que ese 38 por ciento subirlo a un 60 a 70 por ciento, eso nos va ayudar muchísimo, porque nosotros vamos por el agresor, entonces que va hacer ahora la mujer, el porcentaje de víctimas son mujeres que estudiaron secundaria y que dependen económicamente del marido. En ese segmento tenemos a la mayoría de los asuntos».

«Entonces que tenemos que hacer, no tiene que ver con la educación u otra situación, necesitamos atender a la mayor cantidad de gente con este problema. Porque al hacerlo estaremos bajando los delitos», puntualizó el director de Seguridad Pública del Estado.