La Agencia Espacial Mexicana (AEM), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la agencia espacial estadounidense (NASA) desarrollarán un observatorio. Esto con el fin de estudiar el ciclo del carbón y el cambio climático.

De acuerdo con el director general de AEM, Salvador Landeros y el rector de la UNAM, Enrique Graue informaron que este 2022 comenzará el proyecto  “Observatorio Mexicano del Clima y la Composición Atmosférica” (OMECCA), una estación terrena de datos que se conectará al satélite GeoCarb de la NASA.

“Se considera que el cambio climático será el próximo mayor reto de la humanidad, por lo que es primordial, y un orgullo, poder estar iniciando este nuevo proyecto”, señaló Landeros.

Por su parte, Graue detalló que este proyecto es el primero en su tipo, una misión de ciencia de la Tierra que estará basada y alimentada de información desde el satélite “GeoCarb”.

Cabe señalar que el proyecto contará con la participación de expertos adscritos a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT). Todos ellos de reconocido prestigio académico en materia de ecología y en el cambio climático.

Esto con el fin de que la investigación técnica y científica contribuya a la toma de decisiones en este rubro.

UNAM y el observatorio climático

Con dicho observatorio, los científicos podrán estudiar el cambio climático y monitorear fenómenos como el “stress del ecosistema” en nuestro planeta.

La importancia de la comprensión del ciclo del carbono en la Tierra es muy grande pues, los gases de carbono en la atmósfera son esenciales para el crecimiento de plantas y otras especies.

Mientras que los gases de carbono llamados de efecto invernadero contribuyen a regular la temperatura de la Tierra, además, absorben la radicación solar en procesos que aún no se comprenden a cabalidad.

Este proyecto dará datos para estudiar la correlación del cambio climático con el aumento en frecuencia e intensidad de fenómenos que amenazan a la población.