El embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, aseguró que la trata de personas es un delito que roba la dignidad humana, por lo que reconoció que es necesaria la cooperación bilateral para combatirlo.

Durante un evento organizado por la embajada estadunidense sobre el tema, Salazar sostuvo que «es un mal que roba la dignidad humana y los sueños, el trabajo, la inocencia y la libertad de sus víctimas.

«Para ganar la batalla tenemos que trabajar juntos y de manera coordinada con socios cercanos como México. Nuestra colaboración con nuestros colegas aquí es fundamental (…) Porque la lucha contra la trata de personas se hace a nivel local», reiteró.

El representante en México del gobierno encabezado por Joe Biden insistió en que Estados Unidos seguirán firmes en sus esfuerzos para proteger a los más vulnerables «ante la forma de esclavitud moderna que se llama trata de personas».

Tanto el evento como las declaraciones de Salazar se dan en el marco del mes en contra de la trata de personas que Washington conmemora cada enero.

«Daña a nuestras comunidades y en especial a los más vulnerables», sostuvo al momento de recordar que el pasado 3 de diciembre el presidente Biden público el Plan de Acción Nacional de Lucha contra la Trata de Personas dentro de los Estados Unidos y alrededor del mundo.

Finalmente, reconoció el compromiso del gobierno mexicano, y en especial de algunos gobiernos locales, para combatir la trata de personas, entre los que mencionó en concreto al de Tlaxcala, encabezado por Lorena Cuéllar.

«Reconocemos el compromiso del gobierno de México, de los gobiernos locales y de la sociedad civil», dijo Salazar.