Manifestantes y grupos extremistas cuentan con el apoyo de personajes como Elon Musk o Donald Trump Jr. Las protestas surgen debido a las restricciones impuestas para contener la pandemia de covid-19

Miles de personas antivacunas y grupos extremistas de Canadá se reunieron en Ottawa para manifestarse contra las medidas preventivas contra el covid-19, impuestas por el gobierno. Las protestas se dieron a pesar de que las temperaturas bajaron hasta los 24 grados bajo cero, con una sensación térmica de -30 ºC. A la movilización masiva, se le ha llamado «Convoy de la libertad», y fue iniciada por camioneros de ése país; informó MILENIO.

Con el apoyo de personajes tan diversos como Elon Musk o Donald Trump Jr., los manifestantes son camioneros, ciudadanos afectados por las restricciones para contener la pandemia, y grupos de extrema derecha, como antisemitas, islamofóbicos y supremacistas.

La protesta se realizó frente al edificio del Parlamento canadiense, en la capital, de forma pacífica, pero sin respecto de las medidas de distanciamiento social o cubrebocas, las fuerzas de seguridad han comunicado su miedo a que ocurran actos de violencia. Peter Sloly, jefe de la Policía de Ottawa, lanzó una advertencia de que los servicios de inteligencia de la nación, CSIS, la Policía Montada, y demás fuerzas de seguridad han mantenido la vigilancia ante la presencia de individuos radicales entre manifestantes; de acuerdo con MILENIO.

Sloly sostuvo que hay temor de que los más extremistas actúen como «lobos solitarios», advirtiendo que las fuerzas de seguridad han desplazado a miles de agentes a Ottawa, quienes ya están preparados para responder de manera contundente ante cualquier acto violento.

Debido a la naturaleza de las protestas, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y su familia, fueron trasladados por los servicios de seguridad a un lugar seguro en la capital, por los posibles disturbios. Aunque los miles de ciudadanos que llegaron desde el sábado a Ottawa no han realizado actos de violencia, la naturaleza de sus demandas y su pancartas son por demás agresivas.

En algunas de estas pancartas de los manifestantes conglomerados frente al Parlamento canadiense sugieren mensajes obscenos y violentos contra el primer ministro, incluso demandando que se le «cuelgue»; se ha visto también parafernalia relativa al discurso de Donald Trump; informó MILENIO.

El jueves pasado, el responsable de la seguridad del Parlamento, sostuvo que algunos manifestantes han pedido información al público sobre las direcciones de los hogares de políticos, por tal razón, se recomendó a los diputados canadienses que en los siguientes días se trasladen a lugares seguros.

Se ha comunicado que en internet circula un manifiesto presuntamente escrito por alguno de los organizadores de la protesta, donde afirman que la voluntad de los manifestantes es suprimir la Cámara de los Comunes y derrocar al Gobierno, para instaurar un nuevo orden con el Senado y la gobernadora general del país que tiene funciones de jefa de Estado.

Diputados de la oposición, pertenecientes al Partido Conservador (PC) han comunicado sus simpatías con los manifestantes, incluido el líder de la formación, Erin O’Toole, programó una reunión con los organizadores. El resto de los grupos políticos canadienses se han opuesto a las formas y los motivos de la protesta de los extremistas.

La manifestación comenzó a principios de semana por camioneros que se opusieron a la decisión de Canadá y Estados Unidos de que los conductores comerciales que cruzan la frontera estén vacunados contra el covid-10, para evitar las cuarentenas de 14 días. Esta medida sólo afecta a un 15 por ciento del grupo, que todavía no se han vacunado, de acuerdo con las cifras de la Canadian Trucking Alliance (CTA); informó MILENIO.

En los últimos días, grupos opuestos a las medidas sanitarias impuestas por las autoridades canadienses, como los pasaportes covid, hasta los límites de aforo en centros comerciales, se han sumado al convoy principal de camiones que ya ha recorrido el oeste de Canadá hacia Ottawa.

No se sabe con seguridad cuándo terminará la protesta, pues los organizadores han decidido no dejar la capital hasta que sus demandas se cumplan.