El empresario Juan Carlos Tapia niega haber hecho tratos ilegales con Lozoya y la constructora brasileña

Ricardo Anaya aseguró que los recursos con los que se realizaron los préstamos a su esposa Carolina Martínez Franco son “lícitos” y está plenamente identificado; publicó MILENIO.

MILENIO dio a conocer que la principal hipótesis de la FGR en la investigación que se sigue contra el panista por la trama de corrupción de Odebrecht es que el soborno que Emilio Lozoya dijo haberle entregado por 6 millones 800 mil pesos fue encubierto con dos “préstamos” recibidos por la esposa del ex candidato presidencial, los cuales superan 5 millones 500 mil pesos.

“El origen de los recursos es lícito y se encuentra plenamente identificado: mi salario como servidor público en el gobierno del estado de Querétaro”.

El panista asegura que con su salario como funcionario estatal pudo hacer un préstamo a su esposa por 3 millones 500 mil pesos, mientras que los 2 millones 75 mil pesos que le prestó su madre a su esposa los consiguió de la venta de un inmueble.

En una carta firmada por Anaya, el panista afirma que “resulta impreciso lo señalado en la nota periodística”; sin embargo, dicha información corresponde a un documento oficial de la FGR, basado en un análisis de sus declaraciones patrimoniales y que da como argumento a un juez federal para solicitar acceso a la información bancaria del ex candidato presidencial, a fin de continuar las indagatorias en su contra; informó MILENIO.

Nos adeudan 6 mdp: Citapia

Juan Carlos Tapia Vargas, dueño de Construcciones Industriales Tapia (Citapia), rechazó ante la entonces PGR haber realizado tratos ilegales con Lozoya y Odebrecht.

De acuerdo con su declaración liberada por la FGR, el empresario reconoció que su compañía firmó dos subcontratos, uno por 296 millones de pesos, para obras en la refinería de Tula, Hidalgo. Sin embargo, solo se ejecutaron trabajos por 27 mdp y Odebrecht les adeuda 6 mdp.

El empresario es hermano de la finada Fabiola Tapia, quien es mencionada en la denuncia de Lozoya de ser testigo del envío de dinero para sobornar a legisladores.

En su entrevista rendida en septiembre de 2018, el empresario aseguró que conoció a Lozoya un año después de que Citapia firmó los subcontratos con Odebrecht; de acuerdo con MILENIO.

De igual manera negó que el ex director de Pemex haya intervenido para la subcontratación de su empresa por parte de la compañía brasileña.

Citapia ha manifestado desde entonces que los señalamientos sobre la relación con Odebrecht impactan negativamente en las actividades de la empresa y en las familias de los más de 4 mil trabajadores de la plantilla. 

Portada: Ricardo Anaya | Cuartoscuro