Por José Jaime Ruiz

@ruizjosejaime

El gobernador constitucional de Nuevo León, Samuel Alejandro García Sepúlveda, y el ex gobernador, Jaime Rodríguez Calderón, resultaron cómplices. Samuel Alejandro, diga lo que diga, no tiene ningún interés en penalizar al Bronco. Ante la corrupción del sexenio pasado, García Sepúlveda le extiende la alfombra roja de la impunidad al ex gobernador y sus secuces, el actual tesorero Carlos Garza Ibarra, y el secretario de Seguridad, Aldo Fasci Zuazua.

Según se lee en Milenio, las denuncias de Samuel Alejandro en contra de la administración pasada no le dieron dientes a la Fiscalía Anticorrupción. Javier Garza y Garza, el titular de la dependencia, dice:

“Nosotros hemos requerido a las autoridades que han presentado denuncias, que nada más han sido descriptivos de los hechos constitutivos, no nos dan muchas veces razón sobre lugar, tiempo, modo y ejecución del delito. Les estamos requiriendo que nos digan a cuánto asciende el monto de cada una de las operaciones que nos están señalando para poder empezar con una línea de investigación y no que sea un escopetazo, sino que tenemos que entrar a precisiones”.

¿Así o más claro?

Las diputadas locales de Movimiento Ciudadano, el mismo partido de Samuel Alejandro, casi celebraron que la Fiscalía Anticorrupción siga desdentada y, obvio, condenaron las declaraciones del fiscal. Y, sin embargo, tomando en cuenta que Samuel Alejandro no le ha dado dientes a la Fiscalía Anticorrupción, legisladores locales solicitaron la correcta integración de las denuncias. Así lo expresaron el panista Carlos de la Fuente, la coordinadora del PANAL, Consuelo Gálvez, y el morenista Waldo Fernández.

Este último apuntó: “CELEBRO QUE EL FISCAL DÉ UNA VERSIÓN DE LO QUE ESTÁ SUCEDIENDO, PORQUE ESTAMOS ANTE PETARDAZOS, FUEGOS ARTIFICIALES DONDE SE ENGAÑA AL CIUDADANO, PERO TAMBIÉN SE LLEVA DE ENCUENTRO REPUTACIONES DE PERSONAS”.

Órale: petardazos y fuegos artificiales…

¿Así o más claro?

El director del Metro, Abraham Vargas, no supo responder  los planteamientos del fiscal Anticorrupción. Escurridizo, el gobernador García Sepúlveda desvió el tema local a nivel federal:

“NOSOTROS, APARTE, YA ESTAMOS PRESENTANDO EN LA FISCALÍA GENERAL DE LA REPÚBLICA, EN LA SEIDO Y OTRO TIPO DE DELITOS CON EL FISCAL GUSTAVO ADOLFO GUERRERO, TODA LA CORRUPCIÓN QUE DEJÓ EL BRONCO, QUE ES INMENSA, Y LE DIGO A TODO NUEVO LEÓN QUE TENGAN PACIENCIA, QUE TRABAJAREMOS PARA QUE HAYA CASTIGO”.

Samuel Alejandro nada dijo de la falta de sustento jurídico de sus denuncias contra la administración pasada, ni por qué deja sin dientes a la Fiscalía Anticorrupción para que trabaje. Paciencia, paciencia, bla bla blá. Paciencia es lo que menos tienen lo ciudadanos en los temas de corrupción e impunidad.

Hasta ahora Samuel Alejandro se comporta como un cómplice del Bronco.