El gobernador Samuel García Sepúlveda llamó ayer a los constructores a denunciar a las pedreras que les aumentaron el costo de los materiales por el pago de impuesto verde, que ni siquiera liquidaron.

Luego que el presidente nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Francisco Solares, solicitara descuentos en el pago del gravamen al verse directamente afectados con el incremento; el mandatario estatal  aseguró que las extractoras de piedra no reportaron a la Tesorería estatal.

«Lo mejor para un servidor es que ellos nos demuestren que pedreras les cobraron el impuesto, para si yo encuentro que no lo enteraron, poder presentar querella penal por el delito de retenido no enterado, un impuesto indirecto».

«Bienvenidos siempre aquí a Tesorería, pero más que negociar, primero es cuentas claras de quién está cobrando y robándose ese impuesto».

«No es justo que vengan a pedir descuentos, si no está llegando el impuesto a la Tesorería, porque pedreras tramposas lo cobraron y se lo robaron o de plano están mintiendo los consumidores finales, no les cobraron nada y ellos alegan que subió el precio», expuso.

Resaltó que desde el año anterior se tienen mesas de diálogo al respecto, e inclusive ayer encabezó una con la Caintra.

El impuesto, recordó, se analiza desde el mes de noviembre y fue aprobado por el Congreso Local desde el 13 de diciembre, por lo que no es ninguna sorpresa.

Solares adelantó que Cemex le advirtió que el precio del cemento subiría  en Nuevo León y Tamaulipas porque las pedreras cargaron el gravamen a sus productos.

Alegan que las pedreras ya cobraron el impuesto y subió el precio, y llegan a decir que subió el precio hasta en Tamaulipas».

«Ahora resulta que un impuesto en Nuevo León es extra territorial, eso es ridículo», sentenció el Ejecutivo.