Durante la conferencia mañanera de este jueves, el Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que son ciertas las declaraciones del ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar Lelo de la Rea, quien denunció que el entonces secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont acudió a su oficina, por ordenes de Felipe Calderón, para presionarlo sobre el sentido del proyecto resolutivo en el caso del incendio en la guardería ABC, donde perdieron la vida 49 niños, ocurrido el 5 de junio de 2009.

Con esto, el ministro Zaldívar denuncia una amplia operación de Estado con el objeto de proteger Margarita Zavala, esposa del entonces presidente Felipe Calderón, y a la familia de ésta, así como a varios altos funcionarios cercanos a la pareja involucrados en el terrible evento.

“Y lo que declaró el Ministro de la Corte, Arturo Zaldívar, es real. Le creo porque él es una gente recta, lo considero una gente íntegra. Hay quienes están más preocupados por preguntar por qué se calló durante tanto tiempo, porque ahora es eso lo que le cuestionan, que por qué guardó silencio 13 años, en vez de estar pidiendo cuentas a los responsables”, dijo el mandatario.

El titular del Ejecutivo respondió también a quienes cuestionan el tiempo transcurrido para hacer esta revelación por parte del ministro, pues es algo que no prescribe y por lo tanto, en lugar de eso, se debería pedir cuentas a los involucrados, ya que hay pruebas de ello que “está en el expediente sobre el caso y están las resoluciones de los ministros que votaron a favor del carpetazo”.

Por lo mismo, cuestionó la integridad moral de quienes defienden sobre este tema a Felipe Calderón y a Margarita Zavala, pues “qué autoridad moral puede tener un presidente que ordena que se oculten hechos tan lamentables como los de la guardería ABC”.

Y es que, dijo López Obrador, “ni modo que el presidente Calderón haya dado la orden de que se quemara la guardería ¡Pues no! O que el presidente Peña haya dado la orden de desaparecer a los jóvenes (de Ayotzinapa) ¡No! Pero al mismo tiempo, si ellos no ordenaron estos actos inhumanos, no los propiciaron ¿porqué encubrir? ¿Porqué no transparentar lo que sucedió? Decir la verdad”.