José Manuel Albares dijo que no entiende lo que el presidente López Obrador quiere decir cuando propone una «pausa», pues no ve a nadie con interés o deseos de detener lo que considera como una buena relación.

José Manuel Albares Bueno, ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación del Reino de España, visitó México y llamó a mirar hacia el futuro para impulsar la relación que existe entre ambos países al reiterar su rechazo a las acusaciones del presidente Andrés Manuel López Obrador contra empresas españolas, que presuntamente se beneficiaron económicamente en sexenios anteriores; informó MILENIO.

En entrevista para MILENIO, el canciller español dijo que no entiende lo que el presidente López Obrador quiere decir cuando propone una «pausa» en las relaciones, pues no ve a nadie con interés o deseos de pausar lo que considera que es una buena relación.

Respecto a las empresas españolas, aseguró que no han hecho más que trabajar por el bienestar y el crecimiento de México, por lo que su reputación no debería quedar bajo sospecha debido a que han trabajado bajo el marco legal establecido en el país, el cual espera que, en caso de modificarse, no sea retroactivo ni contrario a los tratados comerciales vigentes, pues eso provocaría preocupaciones.

¿Con qué espera regresar a España después de su visita a México?

Reforzar, relanzar aún más nuestra relación. En estos momentos tan complicados en todo el planeta, donde estamos intentando erradicar la pandemia de covid-19, donde la agresión ilegal, injusta e injustificada de Rusia a Ucrania, nos hace entrar en una nueva era de consecuencias que no somos capaces de vislumbrar todavía, pero que van a afectar la estructura política y económica. 

Dos países que tienen tanto en común, como España y México, que estamos en la base de la comunidad iberoamericana, que compartimos un idioma en común, que compartimos una misma visión del mundo, de multilateralismo, de deseo de paz, de justicia social, de democracia, tenemos que concertarnos.

¿España ha logrado entender lo que hace un mes y, este miércoles, planteó el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre establecer una «pausa», un momento de reflexión, como una nueva etapa en las relaciones?

Yo, sinceramente, no sé muy bien qué quiere decir el presidente López Obrador con la «pausa». He oído sus declaraciones de esta mañana, que no comprendo tampoco. Rechazo esas acusaciones que se ponen de manera velada a empresas españolas, que lo que están haciendo, desde hace muchos años, es trabajar por el bienestar y el crecimiento de México y que, además, (las acusaciones) no van acompañadas por ninguna prueba.

También agradezco que (el Presidente) haya dado la bienvenida a mi visita hoy aquí.

Lo que yo percibo es que hay 7 mil empresas españolas en México que dan trabajo de manera directa a casi 300 mil mexicanos e indirecta a un millón; que hay 500 empresas mexicanas en España y son bienvenidas, todas las empresas mexicanas a España y dan trabajo a 20 mil españoles; que hay casi 200 mil españoles en México y también hay más de 30 mil mexicanos en España, que son bienvenidos y viven en perfecta armonía con nosotros; que cada vez miles de estudiantes cruzan el Atlántico para ir a universidades de uno y otro lado; que las relaciones familiares (que es algo histórico entre nuestros dos países) no hacen sino crecer, porque estamos hablando de relaciones de familia, de familias en plural y de familia en esta relación entre España y México; que queremos impulsar en común nuestro idioma, y uno de cada cinco hispanohablantes es mexicano; dijo para MILENIO. 

Todo eso unido a que España es el gran abogado, el gran portavoz de México en la Unión Europea para conseguir un acuerdo global, que sea mutuamente beneficioso. Eso no se puede pausar, pero porque nuestros ciudadanos no lo quieren; no lo quieren los mexicanos, no lo quieren los españoles. Y yo, desde luego, lo que quiero es acompañar ese movimiento, que año con año, cojamos el sector que cojamos, el empresarial, el cultural, el educativo, las acciones conjuntas que hacemos en los organismos mundiales donde estamos juntos en todos los foros, en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en el G20, en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en la Organización Mundial del Comercio (OMC), no hace más que crecer.

¿Cuánto implica la inversión de empresas españolas en México?

España es el segundo inversionista en México después de Estados Unidos, un país infinitamente más grande que el nuestro y que está a lado. España no se siente extranjera en México, como ningún mexicano puede sentirse extranjero en España. Apostamos por el país.

Las empresas españolas han estado en los buenos y los malos momentos y en esta situación de tanta incertidumbre económica mundial por el covid-19, por los cambios profundos que va a introducir la guerra ilegal de Vladímir Putin en la economía mundial, yo le garantizo que las empresas españolas van a seguir comprometidas con México y con su bienestar; señaló para MILENIO.

Imagen Portada: Araceli López | MILENIO