El presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo que el estado deberá retomar el control de algunas empresas en el sector energético en un plan para reforzar la independencia de su país en ese sector, con una serie de medidas que serían parte de una estrategia para reformar los mercados energéticos y poder así controlar los precios del gas y la electricidad.

A tan solo tres semanas de las elecciones presidenciales, Macron señaló, como parte de su campaña, que presentará un plan para que el Estado “se haga cargo de varios aspectos del sector energético” y para ello, “tendremos que retomar el control de varios actores industriales”.

El gobierno de Francia está considerando un plan para nacionalizar por completo la empresa Electricite de France S.A., de la cual ya poseen un 84 por ciento, pero que ya se encuentra sumamente endeudada, para reorganizar el negocio con un enfoque hacia la producción de energía nuclear.

Macron, que según todos los sondeos de opinión será muy probablemente reelecto por un amplio margen, plantea impulsar la construcción de nuevas plantas atómicas y de tecnologías de energía renovable, con el objeto de lograr la neutralidad de emisiones de carbono cuando muy pronto para el año 2050, lo cual parece muy poco probable en el contexto actual y con la configuración de mercado energético presente en ese país.

El caos que prevalece en el mercado energético francés, con unas finanzas paralizadas por la caída histórica en la disponibilidad de sus envejecidas plantas nucleares, las débiles medidas introducidas por el gobierno para controlar los precios del gas y la electricidad, y su dependencia exterior por los combustibles, agravado todo por el conflicto entre Rusia, su principal proveedor, con Ucrania, presionan fuertemente a Francia para reestructurar el mercado de la energía.

Como parte de esa reestructuración, Francia está trabajando con la Comisión Europea para introducir nuevas regulaciones para la energía nuclear que, esperan, reunde en “precios estables” para la población, sin embargo, todavía el pasado febrero, Macron prometió financiamiento público a Electricite de France, por montos de decenas de miles de millones de dólares para empezar a construir nuevos reactores.

Con información de Bloomberg en línea