A menos 48 horas del juego entre México y Estados Unidos en el Estadio Azteca, se promueve en las redes sociales el grito homofóbico, sancionado por la FIFA y se convierte en trending topic, lo que podría causar un castigo mayor para la Federación Mexicana de Futbol.

«El #Gritap*o aparece como trending topic a horas del juego entre México y Estados Unidos. Espero que haya conciencia, respeto y educación. Es sólo un juego de futbol. Vamos a darnos a conocer por la hospitalidad del mexicano. El partido se gana, pierde o empata en la cancha…», escribió David Faitelson, periodista de ESPN, en redes sociales.

El grito homofóbico ya ha causado que la FIFA castigue a la Federación Mexicana de Futbol con partidos sin público y, en caso de volverse a repetir, serían sancionados con reducción de puntos, lo que pondría en aprietos la clasificación del equipo de Gerardo Tata Martino en la eliminatoria de Concacaf para el Mundial de Catar 2022.

Redes

Los usuarios de redes sociales convocan a #Gritap*o en el Estadio Azteca, entre otras razones, por el alto costo de los boletos para el juego entre México y Estados Unidos, la no desafiliación de los Gallos de Querétaro o hasta por la última convocatoria de Tata Martino.

Los hechos del pasado 5 de marzo, donde la porra de los Gallos atacó a la del Atlas en La Corregidora, causando 22 personas lesionadas, tres de gravedad, y el perdón de la Liga Mx al no desafiliar al equipo queretano, marcó en un principio la amenaza de la afición de boicotear los próximos duelos del Tri en el Azteca con el grito que le ha traído ya muchos problemas a la Selección Mexicana.

Y el severo aumento en el precio de los boletos fueron el detonante para que la afición convoque a lanzar el grito, que traería problemas mayores para el Tricolor en su deseo de disputar el Mundial de Qatar 2022.

La Federación Mexicana de Futbol, para tratar de mitigar el grito homofóbico y evitar más sanciones de FIFA, implementará por primera vez el Fan ID en el juego contra México y Estados Unidos, con un aforo de 50 mil personas en el Estadio Azteca, y para tratar de identificar a las personas que insistan en la conducta. Hubo dos pruebas piloto previas, aunque fue con público limitado y era una minoría de aficionados quienes estaban bajo vigilancia.

Por ahora, la FMF tiene un litigio en el Tribunal de Arbitraje Deportivo, para evitar las sanciones que ha impuesto la FIFA por el grito homofóbico, pero podría haber otra sanción, en caso de que el grito se vuelva a escuchar en el Estadio Azteca.