Finalmente se materializa el mandato popular que definió el retiro de la empresa cervecera Constellation Brands del desierto de México, específicamente de Mexicali.

Cabe destacar que se trata del cumplimiento de la voluntad de los propios habitantes quienes rechazaron la permanencia de la trasnacional. Esto, ante la evidente crisis hídrica del desierto incompatible con una industria que gasta de suyo una gran cantidad de agua.

Trabajadores comenzaron a desmantelar las estructuras de la planta cervecera Constellation Brands en Mexicali. En el lugar, elementos de la Guardia Nacional y Policía Municipal resguardaron las maniobras que se realizaron sobre la carretera Mexicali-San Felipe.

Previo al desmantelamiento, el Gobierno Federal dictaminó que la construcción de la cervecera no seguiría, tras someter el proyecto a consulta popular realizada en el 2020 en donde se preguntó a la ciudadanía si querían que la empresa operara en la ciudad.

Como se recordará, el 76.1% de los votantes estuvieron en contra de la planta cervecera.

El gigante productor y comercializador estadounidense de cerveza, vino y licores Constellation Brands usó tracto camiones de carga. Esto para sacar parte de la estructuras del complejo.

Incluso se señala la presencia de elementos de la Policía Municipal, Guardia Nacional y de Comisión Federal de Electricidad (CFE), para supervisar.

Como se recordará, Tatiana Clouthier informó ante diputados que la Cervecera se instalaría en Veracruz y Oaxaca.

“Constellation Brands está por abrir o anunciar dos inversiones importantes en el sur-sureste donde se tiene agua, una de ellas creo que será en Veracruz y la otra a lo largo y a lo ancho del transístmico”, dijo.

Fue el 9 de marzo de 2020 que AMLO informó de la organización, por parte de Gobernación, de la consulta sobre la cervecera en Mexicali.