El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que la próxima semana pedirá personalmente a los empresarios de Nuevo León que los pozos que tienen puedan utilizarse en tiempos de sequía para dotar de agua a la población de Monterrey.

En la conferencia mañanera de Palacio Nacional, el mandatario confió en que su propuesta será respaldada por los industriales, puesto que ya está en marcha un plan para superar la crisis hídrica mediante la construcción de una nueva presa.

“Se está hablando con industriales, incluso personalmente lo voy a hacer, tengo una reunión con ellos, con la idea de que ayuden, siempre apoyan, lo aclaro y pienso que lo van a hacer para que los pozos que ellos tienen puedan utilizarse, si no toda el agua, sí que puedan aportar, es transitorio, sería para enfrentar este estrés hídrico, esta falta de agua en tanto empieza a llover”, comentó.

En este sentido, detalló que se está invirtiendo desde la federación para terminar la construcción de la presa Libertad y para apurar la obra se están abriendo nuevos frentes de trabajo. Además, se está buscando llegar a acuerdos con agricultores de la región para que modernicen sus canales de riego y, de esta manera, liberar el agua que se ahorre para el uso doméstico de la población de la Zona Metropolitana de Monterrey.

Estos fueron parte de los acuerdos a los que se llegaron ayer durante la reunión que tuvo con el gobernador de esa entidad, Samuel García, según dio a conocer.

De este encuentro, el gobernador declaró ayer que fue una reunión “de lujo”.

“Nos fue de lujo, estamos muy contentos, fue una gran reunión con el presidente Andrés Manuel López Obrador, vamos a arreglar el tema del agua de una vez por todas para Nuevo León, para la zona metropolitana. Vienen muchos proyectos de agua y también muy contentos porque estaba la gente de Banobras, de Comunicaciones y Transportes, de Hacienda, vienen buenas noticias para Nuevo León”, sostuvo ayer, al salir de Palacio Nacional.