Por el bien y la seguridad de las familias de San Pedro, el alcalde Miguel Treviño de Hoyos alertó a sus ciudadanos el tener cuidado ante esta etapa de sequía y de fuertes vientos, cuales propician en mucho el que se generan incendios.

Es así que el edil independiente comentó que a esta situación se le añade que será uno de los años de mayor calor y seco, y estos factores serán intensos y con la falta de agua; situaciones que deben de la alertar a toda la población.

Demandando así la corresponsabilidad de los ciudadanos en general en no arrojar basura que pueda incendiar las sierras o bien lotes baldíos, no tirar desperdicios en las zonas urbanas ni áreas verdes y sobre todo no prender fogatas en lugares secos y boscosos.  

«Es necesario que todos nos ayudemos a prevenir incendios, porque en estos días estaremos en condiciones 30-30-30, que es vientos de más de 30 km/h, el calor de más de 30ºC y humedad menor al 30%».

«Así es que en estas condiciones el riesgo de incendios es muy alto, es necesario que la gente llegue a reporta cualquier problema al 81.89.88.2000».

Las autoridades de Protección Civil como de Bomberos revelan que, en concreto, para la regla 30/30/30, es necesaria una temperatura superior a los 30ºC, unas rachas de viento que sobrepasen los 30 km/h y una humedad relativa en el aire que sea menor al 30 %.  

Y es que estas condiciones son, según los expertos, tres factores que disparan el peligro de incendios forestales.

Dicho ello, esta combinación se repite habitualmente durante la época de calor, y genera las condiciones que facilitan la propagación y descontrol de los incendios forestales.

El calor del verano no sólo se limita al centro y norte del país; abarcará gran parte del sur también con temperaturas que superarán 35 grados de máxima.  

Por lo mismo, las autoridades están en Alerta Temprana Preventiva entre las regiones de las sierras.

Esta situación es sumamente alarmante debido a que hay incendios forestales vivos en Nuevo León, tal es el caso de Santiago donde las condiciones climatológicas que se viven en la región han resultado ser contraproducentes en las maniobras de ataque contra el incendio forestal.