La FGR mencionó que presentará queja ante el Consejo de la Judicatura Federal por «conducta inadmisible».

La Fiscalía General de la República (FGR) anunció que iniciará una carpeta de investigación contra Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, juez de control del Centro de Justicia Federal en reclusorio Sur, quien este jueves calificó de una “amenaza velada, el caso donde el Ministerio Público Federal señaló al ex consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer Ibarra, de estar detrás de una presunta red de extorsión contra el abogado Juan Collado; señaló MILENIO.

Al anunciar que apelará la resolución del juzgador, quien este jueves desechó el asunto y determinó no vincular a proceso a los abogados Juan Antonio Araujo Riva Palacio, César Omar González Hernández, Isaac Pérez Estrada y al asesor financiero David Gómez Arnau, la FGR acusó al juez de actuar de manera parcial y de defender de manera ilegal a Julio Scherer, quien aún no ha sido imputado.

Durante la audiencia que se desarrolló por 23 horas, el fiscal Manuel Granados Quirós, solicitó a los abogados Alejandro Robledo Carretero, Agustín Acosta Azcona y Diego Madrazo Lombardini, que se desistieran de defender a César Omar, a Antonio Araujo y a David Gómez, porque aseguró que también guardan relación con el ex consejero jurídico.

Granados Quiroz aseveró que Robledo Carretero fue subsecretario en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, cargo que asumió bajo el cobijo de Scherer Ibarra; que Madrazo Lombardini trabaja en el mismo despacho de Araujo Riva Palacio y que Agustín Acosta, además de haber trabajado en la citada oficina, defiende a empresas navieras para las cuales litiga y en contra de la FGR por órdenes del ex consejero jurídico.

El fiscal advirtió que los defensores “podrían resultar coimputados en el proceso”, motivo por el cual les pidió desistirse de la defensa de las personas antes mencionadas, porque si no lo hacían, tarde o temprano provocarán que se reponga el procedimiento en este asunto.

Lo anterior provocó la molestia de los litigantes, quienes calificaron que la FGR pretende amedrentarlos.

«Amenaza velada» contra Scherer y Nieto 

Hoy, el juez no sólo le tumbó el caso, sino que también ordenó dar vista a la Comisión Nacional de Derechos Humanos para que se investigue a Juan Collado y a los fiscales por presuntas violaciones a los derechos humanos, debido a la forma en que actuó la FGR en este caso; informó MILENIO.

Delgadillo Padierna enfatizó que la fiscalía “imputó ficticiamente” a Julio Scherer, y se transgredió su derecho a una adecuada defensa. “No óolo investigaron a Julio Scherer, sino también a Santiago Nieto (ex titular de la Unidad de Inteligencia Financiera), enviaron una amenaza velada de que en cualquier momento los va a citar”, dijo el juez.

La FGR señaló que el juzgador descalificó y agredió groseramente a la Representación Social, negándose a tomar en cuenta más de 75 datos de prueba presentados por las víctimas y por la parte acusadora, que no habían sido objetados, desde que la contraparte recibió el expediente correspondiente.

“Y se dedicó prioritariamente a realizar la defensa del señor Julio ‘S´ (Scherer), que no estaba imputado; pero que sí existían una serie de pruebas que no habían sido refutadas, sobre su participación en los delitos de los que se imputó a diversos abogados”, añadió.

La fiscalía mencionó que está situación no puede estar desvinculada de la denuncia pública que presentó, recientemente, Julio Scherer contra el fiscal Manuel Granados, el pasado 22 de abril, “y que, al ser soslayada por dicho juez, ello indica una notoria parcialidad, ya que el juzgador sí analizó temas y antecedentes que no estaban en la litis; todo ello en favor de los imputados y, notoriamente, del propio Julio ‘S’; ofendiendo y descalificando agresivamente la acción del Ministerio Público Federal y omitiendo el análisis imparcial de pruebas no refutadas; lo cual denota una parcialidad insostenible y una defensa ilegal de personas que no están imputadas, pero que aparecen en los datos de pruebas señalados por la Fiscalía y que no pueden ser ocultados”.

Recordó que Alejandro Robledo, días antes de la audiencia, afirmó públicamente sobre este asunto: “se va a acabar esta venganza”. Poco después, el juez coincidió y calificó la imputación de “venganza”, sin que hubiera prueba alguna.

Asimismo, la FGR mencionó que presentará queja ante el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) y, a petición del Ministerio Público, abrirá carpeta de investigación penal sobre el presente asunto.

“La FGR ratifica su respeto a la Suprema Corte de Justicia de la Nación y al Poder Judicial de la Federación. Uno o varios casos no van a motivar confrontación alguna con dicho poder del Estado mexicano, y mantendremos ese criterio, a pesar de toda la presión mediática que quiere convertir la procuración de justicia en un choque institucional, en un escándalo o en un encubrimiento; reportó MILENIO.

“Dicha conducta inadmisible no habrá de inhibir al Ministerio Público de la Federación para judicializar todos los casos en que haya corrupción, tráfico de influencia o intereses ajenos a la justicia; y, de ello, se informará de inmediato a la opinión pública, de conformidad con la Ley de Transparencia, para evitar cualquier extorsión mediática criminal”, agregó.