Meta Pay es un cambio de marca del antiguo servicio Facebook Pay y seguirá cumpliendo las mismas funciones que Facebook Pay en el pasado, pero se desarrollará como una forma universal de pagar por bienes y servicios utilizando identidades digitales en el metaverso.

Con este lanzamiento, que es más que un simple rebranding, Meta intentará resolver el problema de las transacciones y las interacciones de valor en el metaverso y seguirá soportando el conjunto de pagos que maneja actualmente, pero con un nuevo enfoque en la identidad digital y la prueba de propiedad.

Mark Zuckerberg, CEO de Meta, afirmó que Meta Pay será una solución a dos problemas del metaverso: la accesibilidad a los bienes digitales y la prueba de propiedad y declaró que «en el futuro, habrá todo tipo de artículos digitales que se podrán crear o comprar: ropa digital, arte, vídeos, música, experiencias, eventos virtuales y mucho más. La prueba de propiedad será importante, sobre todo si se quiere llevar algunos de estos artículos a diferentes servicios».

Zuckerberg agregó que, idealmente, todo lo que se compre en una parte del metaverso debería estar disponible en otra plataforma, con las mismas funciones y características. Este es uno de los objetivos que Meta pretende alcanzar con Meta Pay: una especie de identidad Web3 que vincula las compras de artículos digitales a una identidad digital singular.