La secretaria de las Mujeres en Nuevo León, Graciela Buchanan Ortega, aseguró que durante su gestión no permitirá que haya impunidad en los abusos contra mujeres que sufran algún tipo de violencia y buscará revertir la alerta de género decretada desde 2016, dado que “no le dieron ninguna importancia en el sexenio anterior”; publicó MILENIO.

En exclusiva con la plataforma MILENIO-MultimediosBuchanan dijo que detectó que las adicciones han disparado las violencias contras las mujeres de Nuevo León, pues cerca del 92 al 95% de los casos de violencia de género es derivado de una adicción.

“Tenemos que trabajar en el tratamiento de adicciones para erradicarlo, es una parte importante de salud mental que tenemos que manejar y apoyados de la Secretaría de Salud y de otros centros, ha llevado que los delitos contra la mujer se incrementen, porque desafortunadamente se han involucrado mujeres en las cuestiones de droga, venta y narcomenudeo. Eso conlleva delitos en su contra, para nosotras todas las vidas son importantes”, recalcó Buchanan.

Quedaron cosas pendientes en el sexenio pasado

Actualmente, los municipios de Apodaca, Cadereyta Jiménez, Guadalupe, Juárez y Monterrey se encuentran en Alerta de Género, sin embargo, como diversos municipios han crecido exponencialmente, la Fiscalía estatal ha detectado delitos sexuales en otros municipios.

“Si todos actuamos en común, veo viable lo que dijo la anterior titular (Alicia Leal), de que en tres años podamos estar fuera de la Alerta de Género, esperamos sacarlo en ese tiempo, no había un orden, no le dieron en el sexenio anterior ninguna importancia, entre que se vino la pandemia y no sé qué otras razones”, apuntó.

En las próximas semanas, Buchanan se reunirá con alcaldes que tengan la Alerta de Género vigente, a fin de comenzar con la estrategia para revertirlo, pues han pasado seis años y la Federación no ha quitado del listado a Nuevo León; señaló MILENIO.

“Próximamente tendremos una reunión con los alcaldes que están involucrados y que desafortunadamente hay otros que no están dentro de la alerta, en una situación muy complicada como El Carmen, Ciénega de Flores, entre otros”, afirmó.

Buchanan explicó que cuando tomó las riendas de la Secretaría, tras renunciar a la Magistratura del Poder Judicial, había mucha desorganización, al ver que había disposición de los alcaldes, de Fuerza Civil, de Salud y de Educación, comenzó a fluir el trabajo para reforzar las políticas públicas.

Buscan crear protocolos

“Estamos trabajando con protocolos homologados por el tema del primer respondiente, que son las Policías municipales, mejorar el servicio de atención telefónica con el C5, va a haber un plan maestro que se va a presentar.

“Tenemos una excelente participación de la Fiscalía (General y en Feminicidios) para ir nosotros a revisar el avance y qué acciones han tomado; principalmente cuando haya la atención de que las víctimas acepten que haya una investigación, nosotras estar bien al pendiente”, explicó.

La nueva secretaria, que tomó protesta en medio de casos polémicos de desaparecidas y con la percepción nacional de inseguridad, dijo que trabajarán para que las mujeres no sean revictimizadas en ninguna dependencia; comunicó MILENIO.

“Ninguna mujer en Nuevo León está sola, por eso estamos trabajando, para que la atención de las mujeres no sea revictimizada. La cultura de género se tiene que ir trabajando y en la erradicación de las masculinidades que es súper importante, fundamentalmente los agresores, aunque a veces son los adultos mayores por parte de los hijos”, señaló.

La funcionaria hizo un llamado a las mujeres a denunciar cualquier hecho, dado que el acoso y hostigamiento son las principales problemáticas que no se denuncian ante la Fiscalía.

Consideró que hay un choque cultural que Nuevo León tiene que ir avanzando, sin la estigmatización de las mujeres.

“En donde a la mujer se le ha visualizado (mucho tiempo) como un objeto, porque si trae faldita corta, pues por qué no la voy a tocar, porque si está bonita, fea y se tiene que trabajar con políticas públicas, pero también desde el hogar, educación que se le da a los hombres. Hay que entender que la cultura de género trae un uso abusivo de poder, el físico, generalmente es el que genera un delito, a veces el abuso psicológico que no se ve y que no tiene una señal física”, concluyó.

Imagen portada: Leonel Rocha | MILENIO