El gobernador de Texas, Greg Abbott firmó una orden ejecutiva para deportar indocumentados para detener empresa criminal, que dijo, pone en peligro a sus comunidades.

En ese sentido, en un comunicado de prensa destacó que unas 5,000 personas fueron detenidas durante el fin de semana del 4 de Julio, tras haber ingresado a Texas de manera ilegal.

Así, el gobernador Abbott nuevamente culpó al presidente estadounidense Joe Biden por el creciente flujo de migrantes indocumentados en la frontera con México.

Cárteles

“Los cárteles se han envalentonado con las políticas de fronteras abiertas de (el Presidente Joe) Biden”, dijo el gobernador republicano en su cuenta de Twitter.

Al tiempo que agregó: “Texas está tomando acciones sin precedentes para DETENER esta empresa criminal”.

“Mientras el Presidente Biden se rehúsa a hacer su trabajo y hacer cumplir las leyes migratorias promulgadas por el Congreso, el Estado de Texas está nuevamente tomando acciones sin precedentes para proteger a los estadounidenses y asegurar la frontera sur”, sostuvo Abbott.

“Los cárteles introducen un número récord de personas, armas y drogas letales como el fentanilo”, dijo.

Texas

Además, la orden ejecutiva citó la Constitución, señalando que “Estados Unidos… debe proteger cada (Estado en esta Unión) contra la invasión”.

“He autorizado a la Guardia Nacional de Texas y al Departamento de Seguridad Pública de Texas a comenzar a devolver inmigrantes ilegales a la frontera para detener esta empresa criminal», declaró el gobernador de Texas.

E incluso agregó que la presencia migrante «pone en peligro a nuestras comunidades”. “A medida que aumentan los desafíos en la frontera, Texas continuará tomando medidas para abordar los desafíos causados por la administración Biden”.

Y es que este martes, un grupo de funcionarios de los condados Uvalde, Kinney y Goliad hicieron una declaración de emergencia.

Lo anterior, por lo que ellos llamaron una “invasión” de migrantes.

Greg Abbott

Por otra parte, se indica que Abbott emitió la orden ejecutiva horas después de destinar $30 millones adicionales para reforzar la seguridad fronteriza bajo la Operación Lone Star.

Es decir, una misión implementada desde marzo de 2021 para combatir la migración ilegal.

Asimismo se destaca que los condados y ciudades fronterizos están dispuestos a usar los fondos para estrategias que ayuden a frenar el cruce de indocumentados. Así como e interceptar actividades delictivas vinculadas a la crisis en la frontera.

Sin embargo, la Operación Lone Star estaría bajo investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos por posibles violaciones a los derechos civiles.

Esto último, en relación al arresto y encarcelamiento de los migrantes indocumentados, informó Telemundo Dallas.