Tras varios años en los que la corporación descuidó su labor principal con tareas de proximidad, Fuerza Civil apostará por regresar a las bases de su fundación y dedicarse a combatir delitos de alto impacto; publica MILENIO.

En entrevista para la plataforma MILENIO-Multimedios, el recién nombrado comisario de la Policía estatal, Gerardo Escamilla Vargas, señaló que la institución debe retomar la estrategia y operación que tenía 11 años atrás.

“Es importante primero reconocer nuestro estado actual. Hoy en día tenemos un año violento, en donde los índices de criminalidad no son lo que queremos reflejar, por lo que tenemos que reorientar nuestras actividades. Se nos ha instruido focalizar nuestros recursos y acciones con patrullaje estratégico, con una reingeniería de la operación de Fuerza Civil, que tiene que ver con destinar los recursos en el lugar indicado, a la hora indicada y con objetivos muy claros”, dijo.

Escamilla Vargas reconoció que tras haber logrado disminuir los homicidios hasta 75 por ciento, las autoridades estatales descuidaron Fuerza Civil, mientras que los grupos criminales se reorganizaron.

“Nuevo León pudo contrarrestar el fenómeno criminal, y al no notarse la presencia de estos delitos de alto impacto, creo que eso fue lo que influyó en distraernos de las actividades para las que fuimos formados.

“Hoy en día estamos retomando nuestra visión, para lo que fuimos formados, por eso nosotros portamos un uniforme negro, por eso tenemos capacitación de entrenamiento de fuerzas especiales, por eso circulamos en pelotones de 15 personas. Por alguna razón, Fuerza Civil fue creciendo y fue atendiendo problemáticas de distintos órdenes de gobierno”, consideró el comisario.

Por ello, señaló que es necesario plasmar en una ley las asignaciones que le corresponden a cada nivel de seguridad, en la que los ayuntamientos atiendan asuntos como faltas administrativas, mientras que el estado haga lo propio con los homicidios, la privación ilegal de la libertad, el narcomenudeo y el robo de hidrocarburos.

Fuerza Civil es Nuevo León y tendrá que apoyar a aquel municipio que tenga la necesidad y que la criminalidad lo esté sobrepasando, por eso estamos constituidos como una Policía de segundo nivel y por eso nosotros tenemos que coordinarnos con las autoridades de gobierno federal”, explicó.

Para bajar el número de homicidios, no basta con patrullar las calles con más policías, sino atacar el problema desde la raíz, aseguró.

“Tenemos que atender lo que tiene que ver con la estructura criminal y financiera. Por ello tenemos que detener a las personas que cometen los homicidios y por ello tenemos que evitar que el flujo económico en esta estructura funcione”, finalizó.

Imagen portada: Leonel Rocha | MILENIO