El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que con el inicio de las obras en la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional Benito Juárez Ciudad de México (AICM), que se prevé se lleven acabo este mismo año, se tendrá que limitar el número de vuelos para reducir la saturación; reportó MILENIO.

«De todas formas ya se tomó la decisión de limitar el número de vuelos, no hay mucho riesgo de que se esté trabajando en reforzar la terminal y que al mismo tiempo estén las operaciones aéreas, se van a limitar los vuelos porque está saturado el aeropuerto», detalló.

En la conferencia mañanera desde Palacio Nacional, el mandatario dijo que el gobierno de la Ciudad de México será el encargado de reforzar la cimentación en dicha terminal del AICM y se contará con un presupuesto federal de 600 millones de pesos.

Recordó que cuando se inauguró la Terminal 2, estaba prevista una vida útil de 50 años «y no aguanto porque no la hicieron bien».

«Vamos a reforzar la Terminal 2 y va a estar a cargo del gobierno de la Ciudad de México, la obra, para reforzar sobre todo la cimentación porque tiene problemas estructurales y ya hay un proyecto con ese propósito, nos reunimos y se acordó que se va a reforzar», expresó.

López Obrador explicó que la administración de Claudia Sheinbaum llevará a cabo las obras debido a su capacidad constructiva ya que el gobierno federal tiene muchos frentes de obra activos en el país.

Y mencionó que ya no se le puede pedir ayuda a los ingenieros militares, quienes son lo mejor que hay en materia de construcción; señaló MILENIO.

«Nosotros transferimos los fondos y el gobierno de la ciudad, como el aeropuerto está aquí lleva a cabo el proceso. Este año, tenemos que avanzar, se está viendo, espero que antes que finalice el año ya se haya terminado el proceso de licitación y que se empiece a construir, es reforzar básicamente», agregó.

Recordó que el proyecto fue avalado por el Instituto de Ingeniería de la UNAM y especialistas en estructuras, quienes recomendaron reforzar esta cimentación y no solo apuntalar el edificio.

En tanto, se está haciendo la revisión de cómo se limitarán los vuelos y la forma en que se va a operar cuando estén en curso las obras.

«Están haciendo el análisis técnico profesional para decir ya no se puede porque no solo son más vuelos de los que puede operarse en el aeropuerto, sino también más pasaje. Alguien me hacía la observación que los aviones son más grandes que los de antes y esto significa más gente», manifestó.

«Entonces, es el número de vuelos y el incremento de pasajeros, son muchas ya las operaciones y tenemos el aeropuerto de Santa Lucía, el Felipe Ángeles, se va a ordenar lo del uso del aeropuerto», finalizó.

Imagen portada: Cuartoscuro