La inversión será de 23.8 millones de pesos que se dividirá entre ambos municipios, se informó este martes.

Después de meses de retraso en el mantenimiento del sistema de tensores del Puente Atirantado, el Cabildo de San Pedro Garza García aprobó este martes una propuesta de colaboración con el municipio de Monterrey, para iniciar los trabajos en una inversión que se disparó hasta los 23.8 millones de pesos; informa MILENIO.

Durante la sesión de Cabildo, los ediles dieron su aval para que este acuerdo se concrete luego de que la empresa suiza VSL concluyó en octubre del 2021 la inspección del 100 por ciento de los tubos antivandálicos y los amortiguadores de los 28 tensores del Puente Atirantado, cuyos anclajes fueron rellenados de resina, ya que se encontraban secos o vacíos.

El mantenimiento correrá por parte de ambos municipios, donde San Pedro pagará 12.4 millones de pesos, mientras que Monterrey hará lo propio con 11.3 millones.

Tres meses después, el 16 de enero, el municipio que encabeza Miguel Treviño de Hoyos anunció la ejecución del mantenimiento por un monto inicial de 10 millones de pesos al sistema de tirantes del puente, tras recibir los resultados del estudio que indicaba que las condiciones actuales son seguras; señaló MILENIO.

El estudio de los tensores del Atirantado inició en septiembre del 2021 para mantenerlos seguros y en buenas condiciones, ya que no habían recibido mantenimiento desde su inauguración, hace 18 años.

Los trabajos incluyen reemplazar 26 amortiguadores en el sistema de tirantes, los cuales se encuentran en el final de su vida útil, aunque el estudio determinó que se encuentran en buenas condiciones.

Además de la reposición de un cordón faltante en uno de los cables de anclaje del puente del lado sur, el cual no afecta la seguridad del puente, ya que de acuerdo con el estudio de los tirantes está operando con la fuerza establecida en los límites de su diseño.

También se realizará la sustitución de las juntas de dilatación en la vialidad del puente y se pintarán las escaleras interiores, tubos antivandálicos, tubos guía, capots y placas de anclaje como parte de un mantenimiento preventivo, y se instalarán tubos de desagüe para evitar escurrimiento.

Imagen portada: Raúl Palacios | MILENIO