La jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, aceptó la propuesta del coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, y del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, para debatir previo a la realización de las encuestas con las que definirán al abanderado presidencial en 2024; señala MILENIO.

Sin embargo, el canciller subió la apuesta y pidió a la dirigencia de su partido definir el momento en que las corcholatas deban separarse de sus cargos, a fin de garantizar piso parejo y evitar que se acuse a los aspirantes de utilizar recursos públicos.

El lunes pasado, tanto Ebrard como Monreal propusieron a la militancia de Morena realizar careos entre los aspirantes, esto previo a las dos encuestas que definirán a su abanderado.

Desde Hidalgo, el líder cameral dijo que los que aspiran a suceder al presidente López Obrador deberían deliberar sobre temas como seguridad, política social, educación y salud, entre otros.

Mientras que el canciller Ebrard detalló que estos debates entre aspirantes son fundamentales para definir posiciones.

“Son primordiales para quienes vayan a participar porque tenemos que definir qué le proponemos a quienes van a opinar (…) si no es difícil determinar, va a ser una competencia de quién es más cercano o más cercana”, dijo.

En entrevista con Tania Díaz para MILENIO TelevisiónClaudia Sheinbaum aceptó el reto de debatir y remarcó que eso debe reglamentarlo Morena.

“Por supuesto, todo a su tiempo; nuestro partido tiene que definir cómo se llevarían a cabo, las características y demás”, añadió.

“El debate siempre enriquece las posiciones y la opinión pública sobre las personas, sobre las ideas y lo que representa para nosotros la transformación de la vida pública”.

MILENIO confirmó con el canciller el llamado a la dirigencia nacional de Morena para también estipular en qué momento están obligadas las corcholatas a separarse de sus cargos e indicó que esa definición debe ser considerada durante los primeros dos meses del año, previo a la primera encuesta que se realizará en junio de 2023.

En un posicionamiento enviado a MILENIOEbrard expuso que, en aras de mantener la unidad y fortaleza del partido, debe haber piso parejo y reglas claras.

Se prevé que su equipo, junto a liderazgos de Morena como diputados, senadores, alcaldes y otros funcionarios, solicitarán a la dirigencia del partido que a principios de 2023 se establezcan cuáles son las reglas de la definición del abanderado, mismas que deben incluir fechas y temas de debates, así como el límite de separación de sus cargos.

También se expuso que es importante la separación de los cargos públicos a fin de que haya piso parejo y que no se utilicen recursos públicos para las campañas.

La solicitud también incluirá definición de reglas de la encuesta con una mecánica como la de 2011, cuando cada aspirante propuso a una casa encuestadora para llevar a cabo el ejercicio.

Hasta anoche el titular de Gobernación, Adán Augusto López, no se había pronunciado.